Aunque casi transcurren dos años desde la aparición de la enfermedad responsable de la pandemia más grave del último siglo todavía falta mucho por descubrir. A la fecha no se conoce con certeza la duración de todas las afectaciones en la salud que deja en los supervivientes. Mientras que ahora se dio a conocer que síncope es una nueva secuela de la Covid-19. Aunque a primera instancia podría no parecer muy grave en realidad sí puede llegar a ser mortal.

¿En qué consiste?

En su definición más concisa se trata de la pérdida transitoria de la memoria y desmayos que se presentan en cualquier momento. En la mayoría de las ocasiones se debe a una hipoperfusión cerebral general. En ocasiones se le confunde con epilepsia y por eso es necesaria la valoración de un especialista para identificar el problema con precisión.

Ahora bien, con base en los nuevos estudios la síncope es una secuela de la Covid-19 aunque hasta ahora se han identificado pocos casos. El inconveniente es que cuando este tipo de incidentes ocurren en la vida cotidiana afectan tanto al paciente como a su entorno.

Afectaciones que provocan en los pacientes

Ante este descubrimiento la Agencia de Licencias de Conductores y Vehículos del Reino Unido (DVLA) planea tomar fuertes acciones. Una de sus propuestas es que los supervivientes dejen de conducir por al menos cinco años después de superar la Covid-19.

Uno de los argumentos es que si se presenta un desmayo al momento de manejar un automóvil de manera inminente habrá un choque. A la fecha los accidentes de tránsito se encuentran dentro de las primeras causas de muerte a nivel global. Por eso se busca prevenir este tipo de incidentes.

Todavía no queda clara la relación entre la síncope y la Covid-19 pero se piensa que se debe al aumento en la presión en el pecho. Eso reduce el flujo sanguíneo al corazón y genera una caída en la presión arterial. Al final algunos especialistas coinciden en que debe ser catalogada como una secuela.

Ahora bien, aunque se han detectado muy pocos casos la evidencia indica que hay algunos factores que aumentan el riesgo en las personas. En específico, si la persona que superó la Covid-19 padece de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) grave o asma tiene más probabilidades.

De momento van a continuar las investigaciones para obtener mayor evidencia sobre el origen de esta secuela que afecta la calidad de vida. Mientras que ahora la lista crece y todavía falta por definir la duración que pueden tener en los supervivientes. Aunque uno de los temores de la comunidad médica es que, en algunos casos, puedan permanecer por siempre.