La situación mundial se encuentra en un momento complicado debido a los rebrotes de Covid-19 que han surgido en algunos países europeos. Por eso se continúa con el trabajo para aumentar la distribución de inmunizaciones que ofrezcan protección a la población. Pero ahora se dio a conocer un biológico muy especial porque se trata del primero de su tipo. Se trata de Sputnik M y se distingue por ser el primero creado en específico para ser aplicado a la población adolescente.

En ese sentido, con el paso del tiempo ha cambiado la información con respecto a la población que se puede contagiar. Al inicio de la emergencia sanitaria se afirmó que los niños y jóvenes eran inmunes. Aunque poco después se comprobó que no es así. Ahora se sabe que cualquier individuo está expuesto y hasta se han presentado casos en recién nacidos.

Ahora bien, uno de los problemas que enfrentaron las farmacéuticas es que durante las fases de ensayos clínicos no incluyeron a menores de edad. Por lo tanto, ninguna de las vacunas que se consiguieron al inicio se pudieron aplicar a este sector de la población.

Tuvieron que pasar meses para verificar que las inmunizaciones eran seguras en los jóvenes. Ahora hay opciones como la desarrollada por Pfizer que han sido autorizadas en distintos países pero fue gracias a que modificaron su fórmula inicial.

Una opción más

Mientras que ahora la mayor noticia es que ya se encuentra lista Sputnik M y su rasgo único es que se trata de la primera que fue creada para ser aplicada a jóvenes de 12 a 17 años. Detrás del proyecto se encuentra el Instituto Gamaleya de Rusia y se suma a dos opciones previas que han sido presentadas.

La primera fue la vacuna Sputnik V que fue una de las primeras en el mundo en ser desarrolladas. A la fecha se aplica en más de 40 años y ha mostrado una eficacia del 91 por ciento sin causar complicaciones mayores. El problema es que tanto Estados Unidos como la Unión Europea mantienen una negativa para que sea aprobada en sus respectivos territorios.

El segundo trabajo concretado fue Sputnik Light, una variación de la fórmula original que ofrece una eficacia menor y está diseñada para países de bajos ingresos.

Pero ahora la familia crece con Sputnik M y su avances es tan grande que se contempla registrarla de inmediato en Rusia. De esta forma, en caso de que las autoridades locales la autoricen podría ser aplicada en diciembre de este mismo año. Además se espera que también se pueda comercializar en otros países como ha ocurrido con las otras inmunizaciones rusas.