La superación personal y las ganas de convertirse en especialista llevan a miles de médicos generales a presentar el Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM) cada año. Es una prueba de la que todos hablan aunque no se trata del único camino disponible. También se puede optar por cursar una maestría o simplemente ejercer la profesión al terminar el servicio social. ¿Pero sabes cuáles son los temas que debes estudiar?

De manera tradicional este examen se lleva a cabo durante los últimos días de septiembre. Mientras que una de sus características es que consiste en un resumen de todo lo visto durante la carrera de Medicina.

La autoridad encargada de su realización y aplicación es la Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud (CIFRHS). Para la edición de 2020 se elaboraron un total de ocho mil reactivos para la construcción de diferentes versiones de exámenes. Aunque de manera convencional cada uno está conformado por 450 y está diseñado para ser respondido en máximo ocho horas.

Estructura del examen

Ahora bien, la estructura no ha cambiado durante los últimos años. Está conformada por casos clínicos enfocados en Salud Pública, Urgencias y Medicina Familiar.

Mientras que el formato de los casos clínicos contiene de una a tres preguntas y solo hay una opción correcta en la modalidad de la mejor respuesta y tres distractores. Mientras que la prueba está enfocada en cuatro especialidades troncales.

  • Medicina Interna.
  • Pediatría.
  • Ginecología-Obstetricia.
  • Cirugía General.

¿Qué se debe estudiar?

Con respecto a los temas que debes estudiar hay muchas opciones. Aunque existen muchos cursos de preparación para el ENARM al final todos parten de lo mismo. Cada uno está basado en las Guías de Práctica Clínica (GPC) así que son los documentos fundamentales.

Por su parte, el portal Exane ofrece un panorama general con algunos temas que deben formar parte del estudio para cualquiera de las ediciones de esta prueba.

  • Cardiología.
  • Cirugía General.
  • Dermatología.
  • Endocrinología.
  • Gastroenterología.
  • Genética.
  • Ginecología y Obstetricia.
  • Hematología.
  • Infectología.
  • Nefrología.
  • Neumología.
  • Neurología.
  • Oftalmología.
  • Oncología.
  • ORL.
  • Pediatría.
  • Psiquiatría.
  • Reumatología.
  • Traumatología y Ortopedia.
  • Urgencias.
  • Urología.

Pero si algo caracteriza al ENARM es que cada año presenta modificaciones. A lo largo de la historia la prueba ha cambiado para intentar mantenerse actualizada con respecto a lo que ocurre en el mundo. Uno de los ejemplos más claros ocurrió en 2009 cuando el examen incluyó varios reactivos acerca de la influenza que entonces era la principal novedad.

Mientras que en 2020 ocurrió algo bastante similar pero ahora enfocado en la Covid-19. Si tú lo presentaste sabes que fue uno de los temas que se preguntaron en el examen. Aunque debido al impacto de la enfermedad que inclusive ya provocó la pandemia más grande de los últimos 100 años es seguro que se mantendrá en las siguientes ediciones. De igual forma, dentro de las novedades recientes se encuentran preguntas de odontología.

Lo más importante es que sin importar el año en el que presentes el ENARM siempre te prepares con la suficiente anticipación. Es una prueba muy complicada que necesita meses de estudio para tener altas probabilidades de superarla y conseguir una plaza.