Cada día que transcurre se obtiene nueva información relevante con respecto a la Covid-19. Aunque todavía no existe una cura mediante una vacuna preventiva, lo que sí se puede hacer es seguir las indicaciones generales para reducir la probabilidad de contagio. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el uso permanente de cubrebocas, el lavado constante de manos y procurar mantener una distancia de al menos un metro y medio con respecto a otras personas. Mientras que en espacios cerrados es conveniente tener ventilación natural y desinfectar las superficies varis veces al día.

Por otra parte, uno de los mayores retos que enfrentan los médicos que atienden a pacientes con esta cepa de coronavirus es determinar el tratamiento indicado para cada uno. Al ser una enfermedad tan nueva todavía no se desarrolla uno específico que garantice un funcionamiento general. Por lo tanto, se ha tenido que realizar ensayos con los fármacos ya disponibles para identificar los que ofrezcan buenos resultados.

La única opción farmacológica avalada en México

Precisamente hace unos días la Secretaría de Salud (SSa) señaló de manera firme que en México sólo existe una opción que los médicos deben recomendar a sus pacientes. Se trata de la Dexametasona, la cual fue la única que mostró resultados alentadores en el ensayo internacional Solidarity realizado por la OMS. Pero además también existen restricciones como el hecho de que jamás se debe utilizar en síntomas iniciales ni cuadros leves.

Pero ahora, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) presentó los resultados de su ensayo clínico Unión es fuerza: medicamentos antivirales y antiinflamatorios para Covid-19. Se trata de un esfuerzo encabezado por el Instituto de Química aunque también se contó con la participación de los Institutos Nacionales de Enfermedades Respiratorias (INER), el de Rehabilitación, la Escuela Superior de Medicina del Instituto Politécnico Nacional (IPN), el Hospital General de Culiacán y de Laboratorios Senosiain.

El trabajo consistió en realizar un modelado molecular de más de una treintena de fármacos. Se analizó la información farmacológica y la experiencia clínica de cada uno para determinar posibles candidatos para la atención de esta nueva enfermedad.

Alternativas de bajo costo que funcionarían en síntomas iniciales

Al finalizar se obtuvo que existen tres opciones ya disponibles en el mercado que ofrecen resultados aceptables en el tratamiento inicial de la Covid-19. Se trata de la limeciclina, famotidina e ivermectina. Además también se tomaron en cuenta alternativas de bajo costo para que sean accesibles para la mayoría de la población.

Además también existe una cuarta opción que destaca por ser la única de origen natural. Se trata de la curcumina y existe un ensayo que avala sus resultados. En altas dosis en la dieta ofrece efectos beneficiosos contra la inflamación, la apoptosis y la replicación del ARN. Por lo mismo, es una alternativa que ofrece protección para disminuir la probabilidad de contagio.

Pese a todo lo mencionado, la SSa no ha expresado su postura al respecto. De esta forma, hasta el momento sólo se debe considerar que existe un fármaco avalado por las autoridades sanitarias en México para la atención de la Covid-19 y es la Dexametasona. Mientras tanto, el trabajo de la UNAM permanece en análisis para determinar si las opciones recomendadas se integran a futuro.