Mientras que mantiene la lucha por conseguir una vacuna contra la Covid-19, existen algunas candidatas que se han colocado en la delantera. Se trata de los proyectos que se encuentran en la fase final de ensayos clínicos debido a que en las etapas previas han mostrado buenos resultados. Ahora lo que falta es reafirmar que los trabajos generan anticuerpos en personas de diversas características y rasgos étnicos. Precisamente una de las más avanzadas es la que se encuentra en desarrollo por CanSino.

La propuesta de China inclusive ya inició su etapa de pruebas en México con voluntarios en Oaxaca y Guerrero. Mientras que apenas el día de hoy empezó el reclutamiento en Aguascalientes, Ciudad de México, Coahuila, Michoacán y Nuevo León. En total se prevé que la vacuna sea aplicada a 15 mil mexicanos que van a recibir monitoreo constante para verificar que la inmunización realmente funcione.

Efecto secundario de alta peligrosidad

Ahora bien, aunque todas las farmacéuticas buscan el mismo objetivo, cada una lo intenta de distintas maneras. En el caso de este vacuna, utiliza el adenovirus tipo 5 dentro de su fórmula. Precisamente por esta característica ha sido bastante criticada e inclusive se publicó un artículo al respecto en The Lancet. Lo que se menciona es que uno de sus efectos secundarios es una alta predisposición a contraer una infección por VIH debido a que altera el sistema inmunológico con el propósito de ser inmune a esta nueva cepa de coronavirus.

En ese sentido, hasta el momento existen identificados alrededor de 57 tipos de adenovirus en humanos. En el caso del Tipo 5 (HAdV-C-5 o Ad5), se le ha relacionado con ser el causante de diversas enfermedades respiratorias, como la gripe tradicional que afecta anualmente a millones de personas.

Por su parte, para esta vacuna de CanSino lo que se ha buscado es modificar este tipo de Adenovirus para que combata al virus virus SARS-CoV-2 que es el causante de la Covid-19.

¿Qué dice México?

Sobre el tema, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, mencionó que está comprobado que se trata de un riesgo colateral que se mantiene latente. Recordó que desde hace años se han diseñado vacunas para diversas enfermedades que están basadas en el Adenovirus Tipo 5 y una de sus consecuencias es una alta predisposición en el voluntario al VIH.

En este momento los candidatos a vacuna contra el Covid-19 que hay en el mundo como la de CanSino utiliza adenovirus tipo 5 y la vacuna Sputnik de Rusia utiliza adenovirus tipo 5 y adenovirus tipo 26, por lo que en respuesta a este llamado de cautela, la comunidad científica del mundo está revisando la evidencia sobre la magnitud en que esto pudiera ocurrir y podría generarse una advertencia formal por parte de la comunidad científica. Por parte de la Organización Mundial de la Salud que, pudiera considerar que se debe tener precaución con esto.

De momento, lo anterior no significa que necesariamente se trate de un efecto secundario que puedan desarrollar todos los voluntarios que reciban la vacuna, aunque sí se trata de un riesgo que se debe considerar.