La semana comenzó con la implementación del Plan Nacional de Vacunación contra la Covid-19 para adultos mayores. Gracias al envío de 870 mil dosis de la inmunización de AstraZeneca fue posible aplicar la protección en este sector de la población. Además se ofreció preferencia a las 333 municipios más pobres del país. Ahora se prevé que para abril sean vacunados más de 15 millones de personas en todo el territorio nacional.

A lo largo del día se han aplicado las primeras dosis y hasta el momento no se han reportado incidentes mayores. Las primeras quejas fueron por la tardanza en la llegada de los biológicos a las escuelas habilitadas como unidades médicas.

Brigadas de vacunación a los adultos mayores

De acuerdo con la Secretaría de Salud (SSa), cada brigada de vacunación para las personas adultas mayores está integrada por 13 personas. Al frente se encuentra un promotor de Bienestar o de Sembrando Vida. También hay una adscrita al programa La Escuela es Nuestra o Becas Benito Juárez y dos Servidores de la Nación. Además se cuenta con tres responsables médicos o personal de salud vacunador, dos personas voluntarias y cuatro de las Fuerzas Armadas para el resguardo de los insumos.

Ahora bien, se definió un protocolo para atender cualquier tipo de inconveniente que se presente en las personas que acudan a recibirla. En primera instancia se va a repetir el mismo método que mantiene la vacuna de Pfizer. De tal forma, todos los que sean vacunados deben permanecer en un área de observación durante 30 minutos. El objetivo es verificar que no sufran de malestares o algún dolor de alta intensidad.

¿Y la vacunación en personal médico?

Pero mientras continúa la vacunación en adultos mayores todavía queda pendiente la inmunización en personal médico que también pertenecen a grupos vulnerables. En algunos casos se dejó a doctores a medio tratamiento del esquema de Pfizer y en otros todavía ni siquiera reciben la primera dosis.

Con base en las autoridades federales, desde el 24 de diciembre a la fecha se han aplicado poco más de 700 mil dosis en trabajadores de la salud de la primera línea de atención. De ellos 86 mil 198 ya recibieron las dos inyecciones que les garantiza una eficacia del 95 por ciento.

En ese sentido, la indicación de la farmacéutica es que las dos dosis deben aplicarse con una diferencia de 21 días para su correcta protección. En tanto que el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell ha dicho que el período se puede extender hasta por 35 días sin que se afecte el rendimiento de los insumos.

Ahora el problema es que miles de médicos y enfermeras se encuentran en el límite y todavía no tienen una fecha definida para recibir la segunda dosis. El problema se generó cuando Pfizer dejó de mandar cargamentos durante un mes. Se tiene previsto que este martes 16 de febrero se retomen los envíos con un paquete de 494 mil dosis. De cumplirse, de inmediato se retomaría la vacunación entre quienes quedaron pendientes.

Aunque no es el único problema porque todavía existen más sectores dentro del gremio de la salud que no han recibido la prioridad prometida. Dentro de los integrantes del campo privado ha sido mínima la cantidad de inmunizaciones recibidas. Mientras que en médicos de farmacias ni siquiera se ha aplicado una dosis, sin importar que ambos también atienden a pacientes infectados a diario.