Frente a la Covid-19 existen distinta maneras de reducir la probabilidad de contagio. Algunas de las principales son evitar el contacto directo con otras personas, ventilar los espacios cerrados y especialmente el uso constante de cubrebocas. Una acción no sustituye a la otra sino que se complementan. Aunque ninguna ofrece una protección total sí ayudan para que el riesgo sea el menor posible.

Ahora bien, existen distintas opiniones con respecto al uso de mascarillas. Aunque en un inicio la Organización Mundial de la Salud (OMS) explicaba que sólo se recomendaba para personas enfermas, después de un tiempo hubo un cambo. Al identificar que el virus SARS-CoV-2 puede permanecer activo en el aire se optó por actualizar las guías internacionales.

Cubrebocas que NO funcionan

Desde entonces se ha reconocido de manera pública al cubrebocas como una de las mejores medidas preventivas. Aunque también existen muchos modelos y no todos funcionan igual. Hace poco se mostró un estudio en el que se confirmó que los que no se recomiendan son los N95 con válvulas.

Mediante un experimento de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Informáticas de la Universidad Atlántica de Florida (FAU) se comprobó que no logran contener gran parte de las gotitas que se exhalan al toser o estornudar. Por lo mismo, su utilidad es muy baja y ofrece una sensación de falsa seguridad al que lo utilice.

Protección contra posibles contagios

Pero ahora el Dr. Víctor Encina, quien además cuenta con su propio canal de Youtube, realizó una prueba similar. La intensión fue poner a prueba distintos modelos de caretas que se suelen comercializar en nuestro país. Aunque todas afirman proteger contra esta nueva cepa de coronavirus, al final se concluye que no siempre se obtienen los mismos resultados.

Más allá de si están fabricadas con plástico, PVC o acrílico, lo que importa son otros factores como si deja espacios vacíos en el contorno del rostro o si se utilizan otras medidas complementarias de protección.

Lo que se observa es que pese a que las caretas simulan proteger el rostro, las partículas con el virus pueden ingresar con facilidad por la parte inferior.

Con lo anterior en mente, una careta siempre debe ir acompañada de cubrebocas y goggles. La transmisión del virus no ocurre sólo por la boca sino también por la nariz y ojos así que se deben proteger los tres.

A su vez, el especialista señala que las caretas no se deben utilizar en todas las circunstancia. Como ejemplo menciona que en espacios abiertos no es necesario uso. En cambio, donde sí se recomienda es en espacios cerrados, donde exista poca ventilación, donde existan techos bajos y donde existan varias personas dentro de un mismo espacio.

Y en tu caso, ¿dentro de tu trabajo suele utilizar caretas contra la Covid-19