De nuevo se acerca una temida fecha para todos los médicos generales con aspiraciones de convertirse en especialistas. Estamos a poco más de un mes del Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM) 2021. Entre nerviosismo y optimismo es momento de dar los repasos finales de cara al gran día. No importa si es la primera ocasión que lo presentas o si ya lo has hecho en ocasiones anteriores. Lo que nunca debes perder es la confianza en ti mismo.

Ahora bien, un aspecto que debes considerar es que la edición de este año presenta varias novedades. Una de las principales es que ahora la especialidad se elige después de presentar el examen y no antes. Aunque sin importar ese aspecto tú te debes esforzar por obtener el mayor puntaje para asegurar tu plaza.

En ese sentido, en realidad no existe un puntaje mínimo estipulado y menos si se considera lo ocurrido en 2020. La especialidad de Medicina Familiar obtuvo la calificación más baja con 21.333 y en general se observó una disminución en el promedio de las 27 opciones disponibles.

Mientras que en el punto opuesto se ubicó Medicina Interna con 80.667. Es por eso que sin importar la especialidad que planees elegir siempre debes de aspirar a lo más alto. Es por eso que si obtienes un puntaje general de 80 prácticamente tienes asegurado tu lugar en cualquier opción. Para conseguirlo te compartimos algunos consejos básicos que debes aplicar.

Larga y ardua preparación

En primer lugar debes de tomar en cuenta que el ENARM requiere meses de preparación. Es por eso que no puedes dejar para los últimos meses lo que debiste aprender durante todos los años de la carrera. Lo ideal es que al menos desde enero hayas comenzado con tus repasos diarios. De esta forma aseguras abarcar todo el temario y vas a llegar al examen con los conocimientos frescos.

No abuses al estudiar durante largas horas seguidas

Pese a lo dicho arriba, tampoco debes cometer el error de caer en el extremo opuesto. Algunos piensan que lo ideal es estudiar durante largos períodos de tiempo todos los días pero no es una opción que se recomiende. Si tú lo haces lo más probable es que sufras de un severo cansancio emocional que te conducirá al estrés.

Lo ideal es dedicar entre dos y cuatro horas por día a tus repasos. Durante ese lapso descansa al menos 10 minutos por cada hora para evitar que tu mente se sature. Recuerda también continuar con tus demás labores y destinar el tiempo para otras actividades de esparcimiento.

Estudia de varias fuentes

Muchos jóvenes optan por los cursos de estudio en su preparación rumbo al ENARM. Existe una amplia variedad a elegir pero sin importar si es tu caso procura también añadir otra opción. También puedes acudir a tus apuntes de la universidad o simplemente revisar tú mismo las Guías de Práctica Clínica que son los documentos oficiales en los que se basa el examen.

Utiliza simuladores para ver tu rendimiento

Además de estudiar también es conveniente que de manera periódica utilices los simuladores. El objetivo es medir cómo se encuentra tu conocimiento y lo ideal es que siempre aumente tu calificación porque sería una muestra de que vas mejorando. Además también te ayudan para prepárate rumbo al día más importante que vas a enfrentar.

Relájate durante los últimos días

Cuando falten entre una y dos semanas para la fecha del ENARM lo mejor que puedes hacer es olvidarte de la prueba y dispersar tu mente. No se recomienda estudiar durante estos últimos días porque puede ser contraproducente. Mejor intenta enfocarte en otras cosas mientras llega el día más importante de tu vida.