Hasta este momento han sido aplicadas más de 55 millones de dosis de la vacuna contra la Covid-19 en México. De quienes han recibido el biológico poco más de 21 millones de personas ya cuentan con un esquema completo. Aunque el avance es constante todavía es insuficiente. Mientras que hasta este momento hay siete opciones disponibles: AstraZeneca, Cansino, Pfizer, Sinovac, Sputnik V, Covaxin y Johnson & Johnson.

Ahora bien, uno de los aspectos más importantes que se deben contemplar es que ninguna vacuna ofrece una protección total. Además su objetivo no es evitar contagios sino reducir la probabilidad de desarrollar un cuadro grave de la enfermedad.

Precisamente por lo anterior es que una de las máximas indicaciones es mantener las medidas de prevención e higiene aún después de recibir una o las dos dosis de la vacuna de cualquier farmacéutica. El problema es que algunas personas no lo hacen porque no quieren o porque simplemente deben continuar con su vida cotidiana.

¿Qué fue lo que ocurrió?

Como ejemplo se puede mencionar un caso dado a conocer por El Economista. Se trata de un adulto mayor de 64 años de la Ciudad de México. Trabaja como repartidor en la Secretaría de Seguridad de la capital aunque durante meses permaneció en resguardo como todos sus demás compañeros por ser empleado del gobierno.

Por su edad recibió la vacuna Sputnik V y al completar el esquema y por indicación de las autoridades tuvo que regresar a trabajar. El problema es que un mes después de integrarse a sus actividades cotidianas se contagió de Covid-19 y ahora su estado de salud es delicado.

Lo ocurrido ha provocado la indignación de los familiares y ahora se teme por las consecuencias que puedan ocurrir. En este caso el contagio no se dio por un descuido o negación a mantener las medidas de higiene sino porque el adulto mayor fue obligado a regresar a trabajar de forma presencial.

Mientras que también se denuncia que hasta el momento las autoridades no han ofrecido una respuesta ante lo ocurrido. En tanto que se teme que el caso se repita con otras personas conforme regresen a trabajar.

Ahora bien, la vacuna Sputnik V ofrece una eficacia del 95 por ciento pero al igual que las demás no es infalible. Con respecto a sus efectos secundarios, los principales son dolor en el lugar de la inyección y síntomas pseudogripales, incluyendo fiebre, debilidad, fatiga y dolor de cabeza.

En tanto que de acuerdo con las autoridades federales, ha sido descartada la posibilidad de volver a cerrar las actividades en el país. La decisión ha sido criticada porque inclusive las actividades escolares van a ser retomadas en formato presencial a partir de agosto, sin importar el riesgo que eso pueda significar para los niños y los profesores.