Antimicrobianos: ¿problema o solución?

Los antimicrobianos son medicamentos cuya función es evitar y tratar infecciones que puedan presentarse en seres vivos, a causa de bacterias, hongos o parásitos, el objetivo de usar esta medicación en paciente con infecciones es dificultar el crecimiento y multiplicación de las bacterias hasta eliminarla totalmente.

Los antibióticos atacan las bacterias a tratar destruyendo su estructura, la cual está formada por una célula, la cual carece de núcleo y orgánulos definidos, a pesar de esto, en estas bacterias se encuentra una región irregular que contiene ADN bacteriano, adicionalmente, cuenta con una pared celular, que cubre la célula1.

Existen diferentes tipos de antibacterianos, los cuales están clasificados según sus mecanismos de acción. Actualmente existen dos tipos de antibacterianos, el primero a tratar en este artículo, son los bactericidas, que atacan directamente la pared de la célula, lo que mata por completo la bacteria, ejemplo de estos son la penicilina y el cephalosporin.

Otro tipo de antibacteriano es aquel cuyo mecanismo de acción es limitar la capacidad de crecimiento y multiplicación de las bacterias, pues generan un déficit de nutrientes en la bacteria, logrando detener la infección y permitiendo que el sistema inmunológico también actúe, este fármaco también es llamado bacteriostático. Algunos medicamentos conocidos de este tipo son la eritromicina y la tetraciclina.

Por otro lado, encontramos los antibacterianos denominados de amplio espectro, que reciben este nombre por su gran capacidad para extinguir varios tipos de bacterias.

Esta medicina cuenta con propiedades muy útiles para la humanidad, ya que evitan la propagación de microbios dañinos, sin embargo, existe la posibilidad de que aparezcan efectos secundarios en pacientes que son medicados con estas fórmulas médicas, estos pueden variar según la edad de la persona a tratar, algunos ejemplos de estos síntomas son indigestión, heces acuosas, náuseas e incluso reacciones alérgicas, las cuales desencadenan en dermatosis, dificultades respiratorias o inflamación en vías respiratorias.

Y, a pesar de la gran importancia de los antimicrobianos, organizaciones como la OMS y la OPS han declarado que actualmente, las tasas de resistencia a los antimicrobianos – RAM son crecientes y alarmantes, ya que esto disminuye la eficacia de los tratamientos preventivos de infecciones causadas por diferentes bacterias, hongos y parásitos, limitando la capacidad de los fármacos para curar enfermedades infecciosas comunes, lo que inevitablemente conduce a enfermedades incapacitantes y largas que podrían culminar en muertes, a tal punto que este problema ha sido declarado como una de las 10 principales amenazas a la salud pública a nivel mundial2.

El problema ha llegado a tal punto, que se hace necesario hacer énfasis en el uso que se le da a los antimicrobianos de todo tipo, ya que la alta exposición de las bacterias a este medicamento resulta en resistencia de estas ante fármacos antes altamente efectivos.

Para enfrentar este tipo de amenazas, es necesario hacer partícipe a la población mundial del problema, por lo que se ha creado la “Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de los Antimicrobianos”, cuyo lema es “Antimicrobianos: manéjalos con cuidado” y que es celebrada anualmente desde el 2015, su principal objetivo es concienciar sobre la RAM a nivel mundial y fomentar prácticas sanas y correctas a la hora de utilizar o consumir medicación asociada a esta problemática3. 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Trabajando juntos para combatir la resistencia a los antimicrobianos [Internet]. Paho.org. [citado 2 de octubre de 2021]. Disponible en: https://www.paho.org/es/juntos-contra-resistencia-antimicrobianos
  2. Resistencia a los antimicrobianos [Internet]. Who.int. [citado 2 de octubre de 2021]. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/antimicrobial-resistance
  3. Antibióticos. Drug Therapy [Internet]. 2002 [citado 2 de octubre de 2021]; Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/antibiotics.html