Café, cafeína y salud

El café es la bebida más consumida en el mundo. En torno a este producto se ha desarrollado toda una industria y la economía de países como Colombia y Brasil dependen, en gran parte, del comercio del grano.

Tomar café se ha convertido en parte del diario vivir de las personas, constituyéndose, incluso, como un evento social.

Pero, ¿Cuál es la repercusión del café en la salud?

El grano de café es un fruto que a pesar de los procesos que le anteceden al consumo, aporta nutrientes al organismo. Además, en la semilla del café se encuentran una gran variedad de compuestos químicos que son los responsables de las diferentes propiedades organolépticas y fisiológicas del café.  Sustancias que intervienen de alguna manera en los efectos que desencadena el consumo de café, pero, el componente más importante y característico y el que hasta el momento se relaciona directamente con los efectos secundarios es la cafeína.

La cafeína o teína es un alcaloide, conocido también como 1, 3, 7 – trimetilxantina que se encuentra en la naturaleza, en las semillas del cafeto, cacao, en las hojas de té, hierba de mate y guaraná.

La cafeína está catalogada como una droga natural, de rápida absorción, metabolizada por la isoenzima CYP450. En un adulto sano, el período de eliminación es de 3 a 7 horas, pero en niños con sistemas hepáticos inmaduros es de hasta 100 horas1.

Efectos en la salud

Los efectos del consumo de café en el organismo son varios, siendo el principal el de estimulación del sistema nervioso central que aumenta la actividad orgánica y agiliza las funciones mentales y corporales2.

Estudios sugieren que es una fuente importante de antioxidantes3. Tiene efectos en el estado de ánimo de las personas que lo consumen3, 4.

Memoria y sistema nervioso

Con respecto al desempeño intelectual, el consumo de café aumenta la memoria a corto plazo5, facilita el proceso de memorización, porque mejora la concentración, pero si se excede, las neuronas sobreexcitadas no retienen la información. La cafeína ayuda a mantener la agudeza mental y reduce el deterioro cognoscitivo con la edad6.

Hígado

La cafeína puede revertir los efectos sedantes del alcohol7, mejora la sensibilidad a la insulina, disminuyendo el riesgo de desarrollar diabetes de Tipo II8,9.

Rendimiento físico

Las cualidades ergogénicas del café, ofrece beneficios en el desempeño de actividades físicas10,11. Aumenta los niveles de catecolaminas, permitiendo que una mayor cantidad de sangre oxigenada llegue a los músculos y favorezca que durante el ejercicio se utilice la grasa para producir energía antes que glicógeno, proporcionando mayor cantidad de energía al músculo durante mayor cantidad de tiempo y así se produce menos cansancio12.

Efectos adversos

Así también, y a pesar de las bondades descritas, a largo plazo, el consumo de café puede traer consecuencias. Desde el punto de vista nutricional, la cafeína interfiere en la absorción de algunos nutrientes importantes para el organismo como lo son el hierro y el calcio.

En personas con reflujo gastroesofágico, gastritis y úlcera, la cafeína aumenta la producción de ácido clorhídrico lo que lleva a mayor severidad de la sintomatologia13.

El consumo de café también se relaciona con la función cardiovascular. En personas sin antecedentes de enfermedad cardiovascular (ECV) el café no constituye un riesgo alto, sin embargo, por la susceptibilidad individual, puede ocasionar aumento de la frecuencia cardiaca y de la presión arterial, no obstante, en personas que ya presentan ECV, el consumo de café se puede constituir en un riego14.

También, algunos estudios han evidenciado la alta relación existente entre el consumo de café y el retraso en la concepción, además, su consumo puede ser contraproducente durante el embarazo, aunque no está asociado con malformaciones, se sabe que la mujer embarazada disminuye su habilidad para metabolizar la cafeína de manera lineal con el progreso del su embarazo, además, la cafeína puede atravesar la barrera feto-placentaria afectando al feto, que por su inmadurez no puede metabolizar la cafeína, relacionándose con prematuridad y bajo peso al nacer1, 15.

Tanto los síntomas positivos como los negativos, son variables en cada persona, que, según las últimas investigaciones puede deberse a la presencia de la proteína DARPP-32, la cual es activada por el receptor A2A que media la capacidad del café para causar un efecto estimulante, determina la duración y puede vincularse con la adiccion16.

El consumo moderado de cafeína no afecta la salud mientras que los demás hábitos del estilo de vida sean adecuados. Considerando que el consumo moderado equivale a 300 – 600 mg/día sin ningún riesgo, teniendo en cuenta las enfermedades y la susceptibilidad propia de cada persona17.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Kot M, Daniel WA. Caffeine as a marker substrate for testing cytochrome P450 activity in human and rat. Pharmacological reports. 2008; 60:789–797.
  2. Al Moutaery K, Al Deeb S, Khan HA, Tariq M. Caffeine impairs short-term neurological outcome after concussive head injury in rats. 2003; 53(3):704-712.
  3. Lieberman HR. The effects of ginseng, ephedrine, and caffeine on cognitive performance, mood and energy. Nutr. Rev. 2001; 59(4): 91-102.
  4. Dórea G, da Costa TH. Is coffee a functional food? Br J Nutr. 2005; 93(6):773-82.
  5. Johnson M, Kritz D, Barrett E, Morton D. coffee consumption and cognitive function among older adults. Am J Epidemiol. 2002; 156(9):842-850.
  6. Benedetti MD. Bower JH, Maraganore DM, McDonnell SK, Peterson BJ, et al. Smoking, alcohol, and coffee consumption preceding parkinson’s disease: A case-control study. Neurology. 2000; 55(9):1350-1358.
  7. Svikis DS, Berger N, Haug NA, Griffiths RR. caffeine dependence in combination with a family history of alcoholism as a predictor of continued use of caffeine during pregnancy. Am J Psychiatry. 2005; 162(12):2344-2351
  8. Van Dam RM, Willet WC, Manson JE, Hu FB. Coffee, caffeine, and risk of type 2 diabetes: A prospective cohort study in younger and middle-aged U.S. women. Diabetes Care. 2006; 29(2):398-403.
  9. Van Dam RM, et al. Coffee consumption and risk of type 2 diabetes, cardiovascular diseases, andcancer. Appl Physiol Nutr Metab. 2008; 33(6):1269-83.
  10. Gripp G, Azevedo A. Peso ao nascer e influência do consumo de cafeína Birthweight and caffeine consumption. Rev Saúde Pública. 2002; 36(2):180-7.
  11. Bruce CR, Anderson ME, Fraser SF, Stepto NK, Klein R, Hopkins WG, Hawley JA. Enhancement of 2000-m rowing performance after caffeine ingestion. Med Sci Sports Exerc. 2000; 32(11):1958-1963.
  12. Kalmar JM. The influence of caffeine on voluntary muscle activation. Med Sci Sports Exerc. 2005; 37(12):2113-2119.
  13. Sudano I, Spieker L, Binggel C, Ruschitzka F, Lusher TF, Noll G, Corti R. Coffee blunts mental stree-induced blood pressure increase in habitual but not in non habitual coffee drinkers. J Hypertension. 2005; 46(3):521-526.
  14. Noordzij M, Uiterwyal C, Arends L, Kok FJ, Grobbee DE, Geleijnse JM. Blood pressure response to chronre intake of coffee and caffeine: a meta-analysis of randomized controlled trials. J Hypertens. 2005; 23(5):921–928.
  15. Gripp G, Azevedo A. Peso ao nascer e influência do consumo de cafeína Birthweight and caffeine consumption. Rev Saúde Pública. 2002; 36(2):180-7.
  16. El-Yacoubi M, Ledent C, Parmentier M, Costentin J, Vaugeois JM. Reduced appetite for caffeine in adenosine A2A receptor knockout mice. Eur J Pharmacol. 2005; 519(3):290-291.
  17. Dórea G, da Costa TH. Is coffee a functional food? Br J Nutr. 2005; 93(6):773-82.
  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio colombiano
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción o indicación médica

RB-M-55109