Desde el inicio de la pandemia el personal médico ha sido clave para atender a las personas infectadas. De acuerdo con la Secretaría de Salud (SSa), el primer caso confirmado de Covid-19 en México se registró el 27 de febrero de 2020. Desde entonces se han vivido jornadas de trabajo extenuantes que continúan hasta nuestros días. De hecho, ahora se vive el momento más complicado de la emergencia sanitaria y eso se puede apreciar en la ocupación hospitalaria que cada vez aumenta en todo el territorio nacional.

Pero aunque cada vez hay más personas infectadas, la mayor diferencia es que ya se cuenta con una vacuna y desde el pasado 24 de diciembre comenzó su aplicación en México. Con base en lo establecido por el gobierno federal, todos los trabajadores de la salud que se encuentran en la primera línea de batalla serán los primeros en recibirla. Es un trato justo si se considera la exposición al virus SARS-CoV-2 a la que se encuentran por la simple realización de sus actividades diarias.

Actos de corrupción en aplicación de la vacuna

El problema es que a pesar de que apenas comenzó la aplicación masiva de la vacuna, ya se han detectado varias irregularidades y casos de abuso de autoridad. Tan sólo en Acapulco se dio a conocer que seis funcionarios del ISSSTE que no atienden a paciente Covid-19 fueron vacunados.

Este tipo de situaciones no sólo son ilegales sino que decepcionan a quienes sí se dedican a salvar vidas en los hospitales. Uno de esos casos es el camillero Daniel Guadarrama, quien se ha dado a conocer por un video en el que muestra su decepción ante las autoridades sanitarias.

Decepción de las autoridades sanitarias

Guadarrama menciona que es camillero suplente del ISSSTE desde hace ocho años en Nayarit. Por lo mismo, afirma que ha estado en activo desde el inicio de la pandemia. A pesar de todos los riesgos se mantuvo en su puesto con la esperanza de obtener una recompensa y ser de los primeros en recibir la vacuna.

Debido a que hasta el momento no ha sido inmunizado como se supone que debería por su trabajo, el camillero grabó el video en el que se observa que se quita su uniforme y le prende fuego. También manifiesta su enojo con el ISSSTE debido a que burócratas de escritorio sí han tenido prioridad y tanto él como otros camilleros han sido relegados.

En ese sentido, vale la pena recordar que de acuerdo con el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, hasta este momento se ha aplicado la primera dosis de la vacuna a 329 mil 983 profesionales de la salud. Su pronóstico es que para finales de enero ya se habrá inmunizado a todos los trabajadores que se encuentran en la primera línea de batalla.

Lo cierto es que a pesar del ritmo de vacunación con el que se cuenta todavía no se ha logrado proteger ni al uno por ciento de la población nacional. Aunque más allá de la cantidad, la molestia de muchos trabajadores de la salud es que no se ha cumplido con la promesa de evitar actos de corrupción.

Y en tu caso, ¿qué opinas de la actual campaña de vacunación masiva que se realiza en hospitales?