La actual pandemia ha obligado a un cambio total en todas las actividades de la vida. La vida ya no es como antes y ahora es necesario adaptarse a las circunstancias. Aunque en algunas profesiones es más sencillo adoptar la modalidad de trabajo a distancia, en la Medicina no lo es tanto. A pesar de lo anterior, la modalidad de atención por internet ha ganado popularidad. Cada vez más personas utilizan este servicio por su comodidad y porque ofrece protección a ambas partes.

Ahora bien, las consultas presenciales continúan y siempre van a seguir. No todas las enfermedades se pueden tratar mediante una pantalla porque se requiere de una revisión en personas. Además la empatía de un médico nunca podrá ser replicada por una máquina.

Debido a que el trabajo dentro de consultorios debe continuar, lo pertinente es tomar todas las precauciones necesarias. No sólo se trata de la integridad de tus colaboradores y pacientes sino también la tuya. Para conocer todas las medidas de higiene que debes adoptar te recomendamos consultar nuestra guía de seguridad.

La Covid-19 se puede transmitir por el aire acondicionado

En ese sentido, una reciente investigación de la Universidad de Cambridge y publicada en la revista Journal of Fluid Mechanics mostró que el virus SARS-CoV-2 se puede transmitir por el aire acondicionado. Por lo tanto, existe el riesgo latente de que tu espacio de trabajo se convierta en un foco de infección.

Ante esta situación, la Consejería de Sanidad de Madrid diseñó un plan para reducir el riesgo de transmisión por aerosoles de la Covid-19 en espacios cerrados. Las recomendaciones son generales así que pueden ser seguidas por profesionales de la salud de otras nacionalidades.

Consejos a seguir dentro del consultorio

En primer lugar menciona que el hacinamiento y la falta de aire fresco favorecen la transmisión del virus causante de la Covid-19. Por ello, el principal consejo es que exista una renovación a través de la ventilación tanto natural como mecánica.

Con respecto al punto anterior, la guía hace énfasis en que se le debe dar prioridad a la ventilación natural. Lo ideal es que sean abiertas al menos 15 minutos cuando se entre a una habitación, especialmente si será ocupada por otras personas como en este caso serían tus pacientes.

También se recomienda, en la medida de lo posible, evitar la recirculación del aire dentro de una habitación. Algo tan simple podría provocar contagios masivos porque implicaría que el virus deambulara sin control en un mismo espacio. En su lugar se debe optar por los purificadores de aire para ofrecer la máxima protección a los habitantes.

Finalmente, si te interesa consultar el documento completo lo puedes hacer en el siguiente enlace. Recuerda que las indicaciones deben seguirse de manera estricta y durante tiempo indeterminado porque todavía no existe una fecha de retorno a las actividades cotidianas como eran antes de la pandemia.