A lo largo de los últimos años la tecnología ha logrado una transformación total en gran parte de la población mundial. En especial con el apogeo de internet se ha visto un cambio en cuestiones tan básicas como la comunicación. Ahora se puede estar informado al instante de lo que ocurre en cualquier parte del mundo con un simple clic. Pero aunque en primera instancia es algo positivo, también ha provocado un fenómeno que cada vez aumenta.

Mientras antes el inconveniente es que existía una ausencia de información, ahora se pasó a la saturación de datos. Y eso no es todo porque ahora también son comunes las fake news o falsas noticias.

Dentro de tu trabajo diario es bastante probable que hayas detectado a pacientes que primero consultan internet antes que a un médico. La falta de un diagnóstico por parte de un profesional de la salud puede generar consecuencias de diversos tipos.

Aumentan las fake news sobre temas médicos

A la fecha se estima que el 30 por ciento de las fake news que abundan en internet son sobre temas de salud. Además, se debe considerar que a partir del surgimiento del Covid-19, se ha convertido en uno de los tópicos más comentados. Aunque lo peligroso es cuando no se consumen fuentes fidedignas de información, es entonces cuando se genera un círculo vicioso en el que todos se ven perjudicados.

Si analizas tus consultas recientes, es bastante probable que algunos de tus pacientes se hayan acercado contigo para hacerte alguna pregunta con respecto a esta nueva cepa de coronavirus. Aunque el interés es genuino, muchos de sus comentarios carecen de un fundamento lógico. Si los cuestionas acerca de la manera en que se enteraron de alguna noticia, la principal fuente de contacto es internet.

A su vez, el impacto de las fake news genera daños de múltiples magnitudes que puedes notar. Un ejemplo notorio se puede apreciar con la masificación de los grupos antivacunas. A partir de un artículo erróneo publicado en los noventa, comenzó la creencia de que las inmunizaciones eran dañinas y provocaban autismo. Poco tiempo después se desmintió la información, pero fue demasiado tarde.

A su vez, las fake news también son responsables del aumento de consultas médicas innecesarias. A partir de que una persona lee algo en internet se sugestiona y piensa que está enferma. Cuando acude con un profesional de la salud descubre que no es así y tan sólo se trata de un hipocondríaco del Siglo XXI.

Consultar fuentes oficiales

El principal medio en el que se propagan las fake news es a través de internet. Lo más importante siempre es verificar la fuente la información. Cualquiera puede publicar algo referente a este nuevo virus, pero eso no implica que sea verídico.

Lo ideal es que cuando se trate de un tema tan serio como el Covid-19 sólo se consulte medios oficiales o especializados. Los principales son la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Secretaría de Salud (SSA) y revistas enfocadas en la medicina.

En caso de que se trate de cualquier otro medio, se debe revisar que exista una fuente de consulta que sustente la información. Puede ser un enlace a un estudio realizado o una publicación médica. Cuando eso no ocurre es bastante probable que se trate de una fake news.

No creer todo lo que dice internet

Otro consejo que debes brindar a tus pacientes es dejar de creer todo lo que diga Dr. Google. No se trata de un medio de información confiable y menos en un tema tan delicado como el Covid-19. Realizar una búsqueda general en internet puede ser una opción inicial pero no la única.

El principal error que cometen muchas personas en limitarse a la primera fuente de información que aparece en el buscador de Google. Siempre se debe tener la suficiente capacidad de análisis y curiosidad para consultar otros sitios y así comparar puntos de vista.

Cuestionar todo y a todos

El tercer consejo que debes transmitir a tus pacientes es cuestionar todo lo que encuentren en internet. En los tiempos actuales cuando millones de personas permanecen encerradas en sus hogares, tienen el tiempo suficiente para revisar a fondo la información.