Con Ómicron, ¿es posible lograr una inmunidad de por vida frente al COVID-19?

Los expertos han afirmado que la variante Ómicron podría proporcionar inmunidad natural a una gran población y que también podría sacar al COVID-19 de la fase pandémica, lo que conduciría a una fase endémica.

295

Los funcionarios y autoridades de salud expresan su preocupación por el asombroso aumento en la tasa de infección e instan a los internautas a tomar todas las medidas necesarias.

Las personas que se recuperan de la COVID-19 desarrollan una respuesta inmunitaria robusta al virus

Pero incluso cuando los casos se disparan a niveles récord, una gran cantidad de personas  tienen la esperanza de que pueda conducir a una inmunidad generalizada contra el virus SARs-COV-2. Dado que la nueva variante de COVID es comparativamente más leve que la peligrosa variante Delta, incluso si es altamente infecciosa, algunos expertos afirman que podría ser nuestro boleto a la inmunidad natural a largo plazo.

Los estudios han demostrado que las personas que se recuperan de la COVID-19 desarrollan una respuesta inmunitaria robusta al virus, que a su vez las protege de futuras reinfecciones. Esto indica que el sistema inmunológico del cuerpo es capaz de recordar el virus. ¿Pero cómo?

El cuerpo humano tiene dos líneas principales de defensa, es decir, el sistema inmunitario innato y el sistema inmunitario adaptativo.

Una respuesta inmune innata es la primera línea de defensa que se activa temprano cuando se identifica una partícula viral. Esto provoca que una célula huésped libere una proteína que dificulta la replicación del virus, o puede involucrar al sistema inmunitario para tratar de apagar las células comprometidas.

Por otro lado, una respuesta inmunitaria adaptativa tarda más en desencadenar una respuesta, porque el sistema inmunitario primero tiene que reconocer al invasor viral antes de iniciar un ataque especializado. Dicho esto, el sistema inmunitario adaptativo es lento y puede tardar varios días antes de que las células B y las células T asuman sus funciones. Una vez que el virus ha sido detectado y eliminado, se fabrican células T y B de memoria. Estos permanecen latentes hasta que entran en contacto con el mismo patógeno.

No solo reconocen la partícula viral más rápido, sino que también producen reacciones más fuertes, lo que brinda protección a largo plazo.

¿Una variante más leve y altamente infecciosa significa inmunidad generalizada?

La variante Ómicron ha demostrado ser leve hasta ahora. Con poco o ningún requisito de hospitalización y cuidados intensivos, los expertos creen que podría proporcionar inmunidad generalizada, sin tener que pagar un alto precio por ello. Durante la segunda ola, aunque una gran población ganó inmunidad, muchos lucharon contra los síntomas graves, mientras que algunos sucumbieron al virus mortal.

Los principales expertos en enfermedades infecciosas han salido a la luz y han dicho que la variante Ómicron de COVID es “casi imparable” y eventualmente afectará a una gran población, incluso con las dosis de refuerzo en juego.

Los expertos han afirmado que la variante Ómicron podría proporcionar inmunidad natural a una gran población y que también podría sacar al COVID-19 de la fase pandémica, lo que conduciría a una fase endémica. Algunos incluso han dicho que tomar medidas de precaución solo dará lugar a una supervariante, al tiempo que restringe la posibilidad de una inmunidad generalizada.

Sin embargo, muchos han criticado estas afirmaciones diciendo que los riesgos involucrados son demasiado altos y que dejar que un virus corra libremente podría ser contraproducente y sobrecargar el sistema de salud

¿Podría prometer inmunidad de por vida contra el COVID-19, actuar como una ‘vacuna natural’?

Recientemente, los investigadores han introducido la idea de que la variante Omicron podría actuar como una “vacuna natural”. El profesor Ian Jones, virólogo de la Universidad de Reading, recientemente respaldó la idea diciendo que, al igual que la gripe, Omicron no representa ningún peligro para las personas sanas y en forma. Teniendo en cuenta los riesgos, también afirma que Omicron podría aumentar la inmunidad sin causar enfermedades graves.

Entonces, ¿eso significa que podríamos esperar inmunidad y protección generalizadas contra futuras infecciones por COVID?

Un virólogo bien establecido, Shahid Jameel, lo llama una “idea peligrosa”, que “está más arraigada en la fatiga pandémica y la incapacidad de hacer más que en la evidencia disponible en este momento”.

En lo que respecta a la inmunidad contra el virus SARs-COV-2, los expertos han dicho que puede disminuir con el tiempo.

Según un estudio reciente de la Escuela de Salud Pública de Yale, publicado en The Lancet Microbe, las personas no vacunadas deberían tener inmunidad contra la reinfección de 3 a 61 meses después de contraer COVID-19.

Un estudio anterior publicado en la revista Science encontró que la inmunidad puede durar hasta 8 meses, mientras que un estudio de inmunidad de la revista afirma que los anticuerpos producidos por las infecciones por COVID-19 duran al menos 5-7 meses.

Esto solo sugiere que la inmunidad COVID dura solo un cierto período de tiempo. Esto significa que la reinfección podría ser una posibilidad a largo plazo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) informa que la evidencia preliminar sugiere que puede haber un mayor riesgo de reinfección con Omicron (es decir, las personas que han tenido COVID-19 anteriormente podrían volver a infectarse más fácilmente con Omicron), en comparación con otras variantes de preocupación, pero la información es limitada.

Notas relacionadas:

Consecuencias del vapeo; ¿afecta la salud bucodental?
¿Qué problemas puede conllevar tomar bicarbonato de sodio con agua?
CDC: Los niños que han enfermado de COVID corren más riesgo de diabetes tipo…