La Secretaría de Salud de México ha confirmado hace unas horas que Hugo López-Gatell, vocero mexicano para la emergencia sanitaria, lleva cinco días ingresados a causa del coronavirus. Dicha información ha sido confirmada por autoridades federales después de varias jornadas de especulaciones y desmentidos de fuentes oficiales sobre el estado de salud del funcionario, quien comunicó su enfermedad el pasado 20 de febrero.

El doctor Ruy López Ridadura, director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenace), ha asegurado que el subsecretario de 52 años se encuentra “muy bien” y “de muy buen ánimo”, por lo que podría egresar este lunes martes si sigue evolucionando bien.

El propio Hugo López-Gatell ha enviado mensajes a medios de comunicación

Fue el propio López-Gatell quién envió, la noche del pasado domingo, un mensaje al medio de comunicación “La Jornada”, donde, por la mañana se había publicado que el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud se encontraba hospitalizado en el Centro Citibanamex, un hospital de campaña montado para auxiliar con la crisis que la COVID19 ha provocado en la ciudad.

El funcionario ha corroborado esta información, asegurando que se encuentra en la unidad de atención temporal desde el mediodía del miércoles. Ha expresado que “la atención aquí es excelente…No me hospitalizaron por estar delicado sino para recibir tratamiento, que es intravenoso y más fácil de manejar que en casa”.

Así, Hugo López-Gatell ha corroborado que su cuadro de coronavirus es moderado. El miércoles, otro funcionario de la Salud, ha señalado que López-Gatell recibió oxígeno suplementario desde la tarde del lunes 22 de febrero, dos días después de que se comunicara que había dado positivo a la prueba de antígenos. Tras su anuncio, el subsecretario se aisló en su casa y dejó de aparecer en las conferencias diarias que ofrece para comunicar el avance del virus en el país.

Hace un año se detectó el primer caso de COVID19

Ayer, se cumplió un año desde que se anunciara el primer caso de COVID19 en México y que ha provocado un gran desgaste en el epidemiólogo. Además, el funcionario ha confesado, en su nota, que gracias al ingresos se ha podido “relajar mentalmente”. Asimismo, López-Gatell ha afirmado que, desde su ingreso y hasta el momento, no tiene problemas para respirar. “Saturo 98% con mínimo aporte de oxígeno suplementario”, ha afirmado en la nota al periódico antes nombrado.

En México, es cierto que la figura de López-Gatell ha generado mucha controversia y sus conferencias, al inicio de la pandemia, se convirtieron en un punto de referencia para comprender la estrategia del Gobierno en la atención de la situación sanitaria. Eso sí, con el paso del tiempo, al igual que ha ocurrido en otros países con figuras similares, su papel sumó a las controversias y a la polarización, gracias a afirmaciones que iban en contrasentido con lo que expresaban otros cargos similares en otra partes del mundo.

Sobre todo, se encuentra su renuncio al usar cubrebocas; al decir que el presidente López Obrador no representaba una fuerza de contagio sino una fuerza moral; al decir que no existían indicios para afirmar que la pandemia significaría una emergencia social. Además, el funcionario fue captado vacacionando en enero en una playa del Pacífico durante uno de los picos más severos de la campaña en el país.