Consumo de drogas en adolescentes

La adolescencia es una edad crítica para la formación de la persona. Durante la misma se da el desarrollo a nivel físico, emocional, social, académico, etc. La búsqueda de la identidad y la autonomía son elementos definidores en esta etapa de la vida, lo que se va a ver favorecido o no por su entorno, por su historia previa, por el apoyo y compromiso de su familia, grupo de amigos, etc. La adolescencia es un largo periodo de tiempo.

El consumo de drogas es uno de los aspectos del medio socio-cultural. En la actualidad experimentar con las drogas se ha convertido en un hecho habitual en los adolescentes de las sociedades desarrolladas1. Muchos de nuestros adolescentes experimentan con el tabaco y el alcohol, la marihuana y con otras sustancias. Una experimentación temprana con estas sustancias facilita la posterior experimentación con otras sustancias2.

Se sabe que un porcentaje muy elevado de adolescentes van a consumir drogas, es un hecho que hay que saber, conocer y reconocer, para poder actuar y tomar decisiones acertadas con miras a ayudarles.

Todo lo anterior, sugiere la relevancia de la etapa adolescente en lo que respecta al consumo de drogas.

Lo cierto es que cada década tenemos una generación nueva que se diferencia de las anteriores en gustos, forma de vestir, metas, etc. El análisis de este fenómeno en Latinoamérica, sugiere que la actual generación podría llamarse la “generación X”. esta generación se caracteriza respecto a la anterior, por su visión negativa sobre el futuro, baja autoeficacia escolar, pocas expectativas laborales, lo cual favorece los problemas relacionados con lograr su autonomía, independencia y autoidentificación3.

La forma en que la sociedad trata a sus adolescentes depende, en gran parte, al modo en que ella interpreta sus conductas4.

Los adolescentes llevan a cabo conductas de riesgo que ellos ignoran o que subestiman, pero que probablemente tendrán consecuencias negativas.

Hoy sabemos que la familia tiene más importancia de lo que se pensaba hace años, en relación con los iguales, en la adolescencia5. De ahí que una buena educación familiar es importante. No obstante, se sabe que los problemas familiares se han incrementado en las últimas décadas. Las cifras de divorcios en el mundo aumentan año a año. Dada la relación existente entre separación y la aparición relacionada con distintos problemas y psicopatologías en parte de los hijos de estas personas, como fracaso escolar, trastornos psicopatológicos, entre otros, éste se convierte en un factor de vulnerabilidad para diferentes conductas problema.

El grupo de iguales constituye un grupo de referencia para los adolescentes de gran importancia. Con ellos adquieren una visión diferente del mundo a la que reciben de sus padres y de la escuela. Entre ellos se sienten protegidos, comprendidos y como parte importante de algo.

Sin embargo, la familia, la escuela y la interrelación entre el grupo de iguales, es más importante de lo que se cree5, debido a que unos influyen en los otros. Son muchas las variables de tipo personal, como la autoestima, la frustración, la ira, la búsqueda de sensaciones, etc., que son relevantes para su funcionamiento, constituyendo, junto a la inteligencia y el aprendizaje, la parte psicológica más importante de la persona. Todas estas variables es adecuado verlas de cara a la prevención.

Los psicólogos tienen un papel importante que cumplir, no sólo en la búsqueda de explicaciones para esta compleja conducta, sino para poner en práctica los programas de prevención y de tratamiento que se han desarrollado en las últimas décadas.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Blackman, S.J. (1996). Has drug culture become an inevitable part of youth culture? A critical assessment of drug education. Educational Review, 48, 131-142.
  2. Funes, J. (1996). Drogas y adolescentes. Madrid: Aguilar
  3. Takanishi, R. (1993). The opportunities of adolescence Research, interventions, and policy: Introduction to the special issue. American Psychologist, 48, 85-87
  4. Quadrel, M.J., Fischhoff, B. y Davis, W. (1993). Adolescent (in)vulnerability. American Psychologist, 48, 102-116
  5. Kandel, D. (1996). The parental and peer contexts of adolescence deviance: An algebra of interpersonal influences. Journal of Drug Issues,