TODO lo que tienes que saber para controlar el hambre emocional

El hambre emocional es utilizar la comida para sentirse mejor. Es decir, tratamos de satisfacer nuestras necesidades emocionales a través de la comida

  • El hambre emocional o el comer emocional es utilizar la comida para sentirse mejor.
  • Es decir, tratamos de satisfacer nuestras necesidades emocionales a través de la comida y comemos por esa razón en lugar de tener un hambre física.
  • Acá algunas cosas que puedes comenzar a hacer para detenerla.

Si a veces te encuentras corriendo hacia el refrigerador buscando algo de comer cuando te sientes triste o enfadado o a veces te encuentras comiendo compulsivamente, tal vez debas saber que estas son prácticas comunes de la alimentación emocional. No es el hambre real el que te hace comer en esas ocasione, es el hambre emocional.

Qué es el hambre emocional

El hambre emocional o el comer emocional es utilizar la comida para sentirse mejor. Es decir, tratamos de satisfacer nuestras necesidades emocionales a través de la comida y comemos por esa razón en lugar de tener un hambre física, que es la necesidad de nutrir a nuestro cuerpo.

Es importante que te des cuenta que el hambre emocional nunca va a ser satisfecha con comida, es por eso que cuando comes algo el sentimiento no desaparece, y tienes esa sensación de no poder satisfacerte.

Las causas del hambre emocional: identifica los desencadenantes

Para poder reducir o eliminar el hambre emocional es importante que puedas identificar las causas de tu conducta, cuales son las cosas que te provocan el hambre emocional. Por lo regular la principal causa del hambre emocional se debe a tener sentimientos desagradables, pero en algunas ocasiones puede deberse a emociones positivas, como premiarse o lograr un objetivo o celebrar un día festivo o un evento feliz.

Cómo detener el hambre emocional

El hambre emocional no se quita fácilmente comiendo, aun cuando al inicio puedas sentir un alivio, la mayoría de las veces la emoción original no desaparece, y de hecho, comer de manera compulsiva, hasta te hace sentir peor. Este ciclo no va a terminar hasta que comienzas a enfrentar tus emociones.

Algunas cosas que puedes comenzar a hacer son:

Encuentra otras formas de lidiar con el estrés

Descubrir otra forma de lidiar con las emociones negativas es a menudo el primer paso para superar el emocional. Esto podría significar escribir en un diario personal, leer un libro o encontrar unos minutos para relajarse y liberarse de la tensión del día.

Es necesario que experimentes con distintas actividades hasta que encuentras aquellas que realmente te ayuden a liberarte del estrés.

Mueve tu cuerpo

Algunas personas encuentran alivio en el ejercicio regular. Una caminata o trotar alrededor de la cuadra o una rutina de yoga rápida que pueden ayudar en momentos particularmente emocionales.

En un estudio, en donde las personas participaron en ocho semanas de yoga y donde posteriormente fueron evaluados en cuestión de su atención plena y comprensión, se encontró que tenían niveles más altos de comprensión de sí mismos y de las situaciones que los rodeaban. Los resultados mostraron que el yoga regular puede ser una medida preventiva útil para ayudar a liberarse de estados emocionales como la ansiedad y la depresión.

Medita un poco

La meditación es una práctica que realmente puede mejorar tu vida, se ha visto que es muy efectiva en casos de estrés y depresión, pero también es de gran ayuda como tratamiento para el trastorno por atracones y el comer emocional.

Si crees que la meditación no es para ti, simplemente prueba con respirar profundamente y concéntrate en tu respiración por un momento. Esto es algo que puedes hacer en cualquier lugar y en cualquier momento. Siéntate en un lugar tranquilo y concéntrate en tu respiración, intenta este ejercicio por un par de minutos y luego incrementa el tiempo.

Utiliza un diario de alimentos

Llevar un registro de lo que comes y cuándo lo comes puede ayudarte a identificar los factores desencadenantes que conducen a comer emocionalmente. Los expertos recomiendan que no te enfoques en el conteo de calorías o la cantidad que comes, sino en lo que comes, cómo te sientes antes, durante y después de comer.

Aliméntate Intuitivamente

Olvídate de las dietas y las restricciones, mucho de esto genera que tengas un descontrol ante la comida, te generan estrés y te llevan a comer emocionalmente. Elige la alimentación intuitiva como un método para cambiar la relación que tienes con la comida y con tu cuerpo, eligiendo comida que te nutre y que te hagan sentir bien físicamente.

Mejora la relación que tienes con la comida

El prohibirte comer ciertos alimentos por miedo a subir de peso o como parte de una dieta solo provoca que mantengas un vínculo emocional con ellos. La comida no debería de hacerte sentir bueno o malo, sin embargo, con una mentalidad de dieta es más factible que la forma en la que te relaciones con la comida sea más negativa.

Después de un periodo de habituación y de sanación de la forma en la que piensas de la comida, estos alimentos que ahora te atraen tanto dejaran de tener ese valor y te dejaran de provocar ese deseo enorme de consumirlos en grandes cantidades.

Practica la alimentación consciente

Aplica los principios de la alimentación consciente para desarrollar mejores hábitos alimenticios. El comer despacio te ayuda a estar más consciente de las razones por las cuales estás comiendo, así como saber si ya te encuentras satisfecho. Asimismo, el comer sin distracciones te ayuda a comer de menos y satisfacerte más.

Cuando involucras todos tus sentidos cuando estás comiendo, estás participando totalmente lo que te ayuda a sentirte satisfecha más rápida y con menos comida.

Además, esto te ayuda a desarrollar el hábito de prestar atención al cómo te sientes cuando estás comiendo, por lo que sabrás cuando estás comiendo para satisfacer tu hambre emocional o tu hambre física.

Notas relacionadas:

Emiratos Árabes lanza su primer hospital al metaverso

Miomatosis uterina, el padecimiento que llevo a Ximena Sariñana al quirófano

ÚLTIMAHORA Vacunación COVID a niños en CDMX: estos son los requisitos y las sedes