Dentro de los establecimientos de atención médica pública, los Consultorios Adyacentes a Farmacias (CAF) se han posicionado como la opción favorita de los mexicanos. Al menos basado en estadísticas son los que atienden a más personas cada día. Aunque son muchos los factores que han influido en dicho fenómeno, los principales son sus precios económicos y los servicios inmediatos que ofrecen. En la mayoría de las ocasiones no es necesario esperar largos períodos de tiempo para ingresar al consultorio.

Quejas recurrentes sobre los consultorios de farmacias

Por otra parte, los consultorios económicos también suelen estar rodeados de controversia. En ocasiones son los propios médicos quienes se oponen a este tipo de negocio al considerar que denigra a todo el gremio. Su fundamento es que en muchos de los establecimientos se ofrecen salarios injustos a los profesionales de la salud y no siempre se otorgan prestaciones.

Otra queja recurrente es que muchos de los empleados de este tipo de negocios fomentan el consumo innecesario de medicamentos. Al encontrarse a un costado de las farmacias, se ha dicho, aunque sin comprobarlo, que los médicos a cargo recetas antibióticos que los pacientes no necesitan. Con esto se obtienen mayores ventas por los fármacos.

Estandarizar la atención médica

Para buscar acabar con la percepción negativa que se tiene hacia este tipo de consultorios se acaba de publicar el primer Código de Ética de Consultorios Adyacentes a Farmacias. El documento fue redactado por la Asociación Nacional de Distribuidores de Medicinas (Anadim), que agrupa a 17 cadenas como Farmacias Guadalajara, Farmacias del Ahorro, Farmacias San Pablo, Chedraui, Soriana y Farmacias GI, para conformar más de 10 mil 500 centros de atención médica en todo el país.

De esta manera, lo que también se busca es homologar el ejercicio del personal médico en este tipo de consultorios. En todos los casos siempre debe estar basado en el servicio óptimo y de calidad hacia el paciente.

Por su parte, el presidente de la Anadim, Santiago González, expuso que también se pretende mejorar la relación de los médicos con la industria farmacéutica.

Con respecto a la relación con el paciente, código establece seis puntos centrales que todos los médicos deben cumplir.

  • La primera responsabilidad del personal de salud de los CAF es ejercer su práctica profesional comprometida con el bienestar y seguridad del paciente, anteponiendo el beneficio del mismo a su legítimo interés personal, profesional o comercial.
  • El personal de los CAF no debe recibir ningún beneficio financiero ni otros incentivos por derivar pacientes o prescribir productos específicos.
  • El personal de salud de los CAF debe atender a todos aquellos que demanden sus servicios sin distinción alguna.
  • La información que pudiera producir inquietud o malestar al paciente debe proporcionársele con la prudencia y sensibilidad debida.
  • La información de la enfermedad de un paciente debe guardarse con confidencialidad, respetando la Ley General de Protección de Datos Personales.
  • El manejo confidencial de los expedientes clínicos, escritos o en registros electrónicos, es responsabilidad de aquellas personas que tienen acceso a esa información.

Por lo pronto, el documento con el Código de Ética de Consultorios Adyacentes a Farmacias se encuentra disponible para que cualquiera lo pueda consultar. Si te interesa lo puedes revisar en el siguiente enlace.