La pandemia por Covid-19 ha provocado un cambio radical en el estilo de vida de la población. Desde tener que adoptar el trabajo a distancia hasta el uso permanente de cubrebocas. Hoy se vive una realidad distinta a la que prevalecía antes de la aparición de esta enfermedad. Aunque al mismo tiempo, también ha derivado en la realización de investigación de todo tipo para brindar la mayor cantidad de información sobre el tema.

Consecuencias a largo plazo de la Covid-19

Con respecto a la enfermedad provocada por el virus SARS-CoV-2, uno de los mayores inconvenientes es que existe una extensa lista de síntomas que la caracterizan. Algunos de ellos inclusive se pueden confundir con otras infecciones, por lo que debe existir una revisión a detalle de parte de un médico. En caso de sospecha se debe proceder a la realización de una prueba especializada para su detección.

En ese sentido, uno de los trabajos más completos que existen hasta el momento identificó 98 síntomas distintos que provoca la Covid-19.

Por otra parte, el inconveniente con esta infección es que también deja algunas afectaciones en los supervivientes que se pueden extender por tiempo indefinido. Previamente se dieron a conocer 17 que permanecen inclusive después de superada la enfermedad.

Riesgo a presentar daños hepáticos

Pero ahora, un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de China identificó otra seña que también está presente en varios de los pacientes. Se trata de daños de distintas magnitudes en el hígado.

Como parte de la investigación se dio seguimiento a mil 040 pacientes con Covid-19 que lograron recuperarse. De ellos, el 23 por ciento desarrolló problemas en el hígado. Aunque lo que genera mayor preocupación es que algunas personas inclusive tuvieron que volver a ser hospitalizadas por los dolores tan intensos que presentaron.

Por su parte, una de las hipótesis es que esta consecuencia no sería provocada de manera directa por la enfermedad sino por los fármacos empleados. Por lo expuesto, el uso de medicamentos antivirales tendría relación con los daños hepáticos, aunque a la fecha no se ha podido comprobar.