Los problemas sanitarios alrededor del mundo no se terminan. Aunque la pandemia de Covid-19 parece haber sido controlada en varios países ahora se agregan nuevos inconvenientes que podrían aumentar en dimensión. En este caso todo tiene su origen en un brote de sarampión registrado en Estados Unidos pero lo que causa mayor preocupación es que podría extenderse a México.

¿Qué ocurrió?

Todo tiene su origen en el actual conflicto político que atraviesa Afganistán. La llegada al poder de los talibanes provocó que miles de ciudadanos pidieran ayuda para abandonar su país. Como un acto altruista, diversas naciones se han ofrecido para albergar a familias y aunque es una noble acción se debe llevar a cabo con todas las protecciones necesarias.

En ese sentido, un informe de Estados Unidos señala que hasta el momento se han identificado seis casos de sarampión en su territorio. Todos se han reportado en Virginia y Wisconsin y lo que tienen en común es que las personas afectadas son originarias de Afganistán y recién llegaron porque recibieron asilo político.

Ahora bien, lo que se teme es que la cifra pueda ser mucho mayor. Tan solo uno de los casos fue detectado en la base militar de Fort McCoy donde se alberga a ocho mil personas. Por lo tanto, el riesgo de que la enfermedad se haya propagado en el inmueble es demasiado alta.

Por otra parte, debido a la forma en que ocurrieron los hechos se maneja la teoría de que el brote se generó en Afganistán debido a los problemas actuales y las precarias condiciones de higiene.

Si lo anterior es cierto entonces todos los países que han recibido a ciudadanos de esa nación están en peligro y eso incluye a México. Durante las últimas semanas se ha recibido a decenas de personas para que inicien una nueva vida aquí. El problema es que si no se realizan los exámenes médicos suficientes desde el momento de su llegada se podría generar un brote similar al que ahora enfrenta Estados Unidos.

Últimos casos detectados en México

Por otra parte, fue apenas a inicios del año pasado cuando se reportó el último brote de sarampión en México. Se generó dentro de un centro penitenciario en la capital del país y al poco tiempo se propagó hasta dejar más de 200 personas contagiadas.

Aunque al final el problema logró ser controlado, se trata de una situación muy grave porque con base en los reportes, los últimos registros de casos autóctonos de sarampión en México aparecieron en 1996. Desde entonces nuestro país se había mantenido protegido de la enfermedad hasta ahora.

Mientras que dentro del panorama internacional el brote más preocupante en la actualidad se ubica en la República Democrática del Congo. De manera constante se detectan casos e inclusive han ocurrido fallecimientos porque la mayoría de los pacientes no pueden recibir ayuda médica. La suma de los conflictos bélicos con la pobreza que domina la nación africana limitan a las personas.