Mientras la Covid-19 se mantiene como la mayor preocupación global en materia sanitaria, no significa que sea la única. Desde antes de su aparición ya existían otras enfermedades que provocaban preocupación y ahora se mantienen. Una que destaca dentro de la lista es el sarampión debido a que había sido erradicada en gran parte del planeta pero ahora ha resurgido.

En ese sentido, pese a que se cuenta con una vacuna contra el sarampión, la aparición de personas que se oponen a la inoculación ha sido un factor determinante en su regreso. Inclusive a inicios de este 2020 se dio a conocer un fuerte brote en la Ciudad de México que pronto se extendió a otros puntos del país.

Resurgimiento del sarampión en México

Aunque ya han transcurrido más de tres meses desde el último caso reportado en México, el daño provocado ya coloca a nuestro país en el segundo lugar dentro de América Latina con respecto a las naciones con más contagios.

En primer lugar y bastante por encima de los demás está Brasil con 7 mil 896 infectados a lo largo del presente año. Mientras que debajo se ubica México al reportar 196 casos. Y más abajo aparece Argentina con 61 contagios.

Ahora bien, de acuerdo con el Centro Nacional para Salud de la Infancia y la Adolescencia, al menos el 69 por ciento de los casos en nuestro país no contaban con la vacuna contra la enfermedad. Es una cifra demasiado alta, en especial si se considera que el insumo se ofrece de manera gratuita en el sistema público de salud nacional.

En parte, la falta de interés de la población por mantenerse protegida fue una de las causas principales de la expansión de este brote. Aunque ya ha sido controlado existe el riesgo de que aparezcan nuevos casos si persiste el mismo pensamiento de negación a la vacuna.

Por otra parte, con base en los reportes, los últimos registros de casos autóctonos de sarampión en México aparecieron en 1996. Desde entonces nuestro país se había mantenido protegido de la enfermedad hasta ahora.

Sarampión en el resto del mundo

Mientras que a nivel global en 2017 la Organización Mundial de la Salud (OMS) registró 21 mil 315 casos de sarampión y 35 defunciones tan solo en Europa. La cifra representa 400 por ciento más que el año anterior cuando hubo 5 mil 273 infectados. En ese entonces los países más afectados fueron Italia (4 mil 803) y Rumania (4 mil 487).