Enfermedades infecciosas que regresaron con más fuerza debido al COVID-19

Los datos recientes indican que ha habido un aumento en condiciones como el virus respiratorio sincitial (RSV), la tuberculosis (TB) debido al COVID-19.

A medida que el mundo realiza un esfuerzo colectivo para detener la propagación del COVID-19, otras enfermedades han logrado escapar a nuestra atención. Los datos recientes indican que ha habido un aumento en condiciones como el virus respiratorio sincitial (RSV), la tuberculosis (TB) e incluso la poliomielitis.

COVID-19 Enfermedades infecciosas que están resurgiendo con más fuerza

Virus sincitial respiratorio

En junio de este año, los CDC emitieron un comunicado advirtiendo sobre un aumento en los casos de VSR en partes del sur de los Estados Unidos.

Según los CDC, el virus se transmite a través de gotitas respiratorias cuando una persona infectada tose o estornuda, o por contacto con superficies contaminadas. El VSR es la causa más común de bronquiolitis y neumonía en niños menores de 1 año y está “asociado con una enfermedad grave en niños pequeños y adultos mayores”.

Este año las cifras fueron 30 veces mayor 

En un año típico, el virus provoca aproximadamente 177.000 hospitalizaciones y 14.000 muertes de adultos mayores de 65 años. Por lo general, ocurre en la temporada de resfriados y gripe de otoño e invierno.

En comparación con años anteriores, la actividad del VSR se mantuvo relativamente baja desde mayo de 2020 hasta marzo de 2021, según los datos recopilados por los CDC, probablemente como resultado de medidas de salud pública destinadas a frenar la propagación del COVID-19. Pero los recuentos de casos se han disparado desde entonces. La tasa de pruebas positivas para el antígeno del RSV reportadas en julio fue más de 30 veces mayor que en el mismo período del año pasado.

Tuberculosis

Si bien algunas enfermedades están aumentando debido a la falta de exposición, otras están aumentando porque los esfuerzos para mantenerlas bajo control tuvieron que dejarse de lado temporalmente. Según un artículo de abril de 2021 publicado en Nature, este es el caso de la tuberculosis, una enfermedad que mata aproximadamente a 1,4 millones de personas en un año normal.

Los datos recopilados en la India en marzo de 2020 mostraron que la detección de nuevos casos de tuberculosis se redujo aproximadamente en un 70% en un mes. Suena prometedor en la superficie. Excepto que los funcionarios de salud dijeron que esto “muestra que los casos no se diagnostican ni se tratan, ya que muchas naciones desviaron recursos médicos para abordar el COVID-19”.

En marzo de este año, la OMS emitió un comunicado advirtiendo que el número de pacientes que reciben tratamiento para la tuberculosis se había reducido en más de 1 millón a nivel mundial. Como resultado, la lucha contra la tuberculosis se había retrasado más de una década y se estima que unas 500.000 personas más de lo habitual pueden haber muerto a causa de la infección por tuberculosis en 2020.

Sarampión

Incluso antes de la pandemia de COVID-19, las tasas mundiales de sarampión estaban aumentando como resultado de los sistemas de salud con fondos insuficientes que no podían mantenerse al día con los programas de vacunación. Según otro artículo en Nature, publicado en 2020. Como resultado, los recuentos aumentaron a casi 870,000 y aproximadamente 210,000 muertes, principalmente entre niños pequeños, en 2019.

Polio

Al igual que con el sarampión, la pandemia ha exacerbado una batalla contra la polio que ya estaba perdida. Según el artículo de 2020 de Nature, durante 2019 y 2020, aumentaron los casos de poliovirus salvaje en Pakistán y Afganistán, que son los dos últimos países donde la enfermedad es endémica. Al mismo tiempo, las cepas de poliomielitis derivadas de las vacunas están “furiosas” en varios países africanos.

El artículo establece que los casos de parálisis causados ​​por cepas tanto silvestres como derivadas de vacunas aumentaron de 554 en 2019 a 1.216 en 2020, que es más alto de lo que han sido en años.

En Pakistán y Afganistán, el poliovirus salvaje ahora se ha expandido a áreas que antes estaban libres de polio. En África, los casos pasaron de 328 en 2019 a más de 500 en 2020, y el virus se extendió a seis nuevos países (ahora está presente en 18 países de todo el continente).

Notas relacionadas:

¿Es seguro para las personas con afecciones cardíacas recibir la vacuna COVID?

¿Qué hacer si se está vacunado y se expone a alguien con COVID?

¿Qué vacuna COVID-19 es la más aceptada a nivel mundial?