Estas 3 enfermedades son el principal motivo de presión financiera en el IMSS

Según el IMSS se trata de la diabetes mellitus, la hipertensión arterial y una derivada de éstas, la insuficiencia renal.

235

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) apunta que tres enfermedades, son el principal motivo de presión financiera por la prestación de servicios de salud. Lo anterior, se debe al alto número de derechohabientes que las padecen.

Estas son las 3 enfermedades con más gasto público

Según Forbes, se trata de la diabetes mellitus, la hipertensión arterial y una derivada de éstas, la insuficiencia renal.

En 2020 el IMSS reportó que el gasto estimado para atender estas enfermedades fue del orden de 58,283 millones de pesos (mdp), a precios corrientes.

Diabetes en México

Desde el año 2000, la diabetes mellitus en México es la primera causa de muerte entre las mujeres y la segunda entre los hombres. En 2010, esta enfermedad causó cerca de 83 000 muertes en el país.

La diabetes es un padecimiento en el cual el azúcar (o glucosa) en la sangre se encuentra en un nivel elevado. Esto se debe a que el cuerpo no produce o no utiliza adecuadamente la insulina. Una hormona que ayuda a que las células transformen la glucosa (que proviene de los alimentos) en energía. Sin la suficiente insulina, la glucosa se mantiene en la sangre y con el tiempo, este exceso puede tener complicaciones graves.

IMSS: Cada hora hay 15 casos nuevos

En las unidades médicas del IMSS cada hora se detecta un promedio de 15 nuevos casos de derechohabientes con diabetes, esto es 348 al día.

Actualmente, en las Unidades de Medicina Familiar son atendidos 4.2 millones de pacientes que reciben tratamiento mediante intervención educativa para cambiar estilos de vida. Así como alimentación saludable y actividad física, y si lo requieren, toma de medicamentos y detección de complicaciones del padecimiento.

Hipertensión arterial

Uno de cada cuatro mexicanos padece hipertensión arterial, en los hombres la prevalencia es de 24.9% y en mujeres 26.1%. Prevalencia estimada en 30 % conforme al criterio de 140/90 mm Hg, lo que equivale alrededor de 30 millones que corresponden al diagnóstico de hipertensión. Pero con los nuevos criterios de la American Heart Association la población con hipertensión será al menos del doble.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016, realizada por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) y la Secretaría de Salud. Uno de cada cuatro adultos en México padece hipertensión arterial. Es decir, 25.5 por ciento de la población, de los cuales aproximadamente el 40 por ciento ignora que tiene esta enfermedad. Y ello repercute en su condición de salud; y cerca del 60 por ciento que conoce el diagnóstico, solamente la mitad están controlados.

La Enfermedad Renal Crónica en México

La enfermedad renal crónica (ERC) se ha descrito como la enfermedad crónica más olvidada.

Sin embargo, representa un grave problema de salud pública en México y el mundo. Al ser un trastorno de origen multifactorial y estar fuertemente asociado a las enfermedades crónicas de mayor prevalencia en nuestra población (diabetes e hipertensión). Su impacto en la salud pública se refleja en la alta demanda de recursos humanitarios, económicos y de infraestructura que su tratamiento requiere.

También, es la segunda causa más importante de años de vida perdidos en Latinoamérica.

Un problema latente

Se ha estimado que, en la actualidad, alrededor de 6.2 millones de mexicanos con diabetes tienen insuficiencia renal en sus distintas etapas, sin que necesariamente todos ellos sepan que la padecen.

Hasta 98% de las personas con ERC por diabetes en México se encuentra en etapas tempranas, cuando por fortuna la ERC es todavía controlable y reversible. Sin embargo, en estos datos no incluye a los enfermos que, por otras causas como hipertensión arterial sistémica, enfermedades autoinmunes, infecciones, antecedentes congénitos, problemas obstructivos y daño por fármacos, también desarrollan ERC en forma progresiva hasta llegar a las etapas tardías y que, en la mayoría de los casos, lo hace de manera silenciosa.

Notas relacionadas:

¿Es seguro hacer ejercicio después de la vacuna COVID-19?

OJO: OMS se opone a que vacuna contra COVID sea obligatoria

ESTUDIO: Controlar el asma puede reducir la gravedad de COVID