Herpes por estrés: ¿a qué se debe?

Herpes por estrés: Muchos pacientes diagnosticados con herpes empiezan a desarrollar síntomas luego de episodios estresantes.

El virus del herpes simple es causante de una de las infecciones más frecuentes en los seres humanos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el 67 % de la población padece de herpes simple tipo 1 y el 13 % de herpes simple tipo 2. En muchos casos es una condición latente, aunque se puede reactivar el herpes por estrés.

Los síntomas comunes del herpes incluyen llagas genitales

El herpes es una afección común causada por una infección por el virus del herpes simple (VHS). Aproximadamente uno de cada siete personas tiene herpes; sin embargo, la mayoría de ellos no lo saben debido a la falta de síntomas. Si está presente, los síntomas comunes del herpes incluyen llagas genitales, llagas bucales o bucales, infección ocular o incluso inflamación del cerebro si no se trata.

El virus HSV ingresa principalmente a su cuerpo a través de una grieta o ruptura en su piel o membrana mucosa. Una vez que el virus ingresa a su cuerpo, se multiplica en sus células. Los síntomas pueden aparecer entre 2 y 20 días después de la exposición al virus. Después de esta infección inicial, el virus viaja por los nervios pélvicos y permanece inactivo.

Herpes por estrés: ¿a qué se debe?

El estrés es un condicionante para muchas enfermedades. Todos experimentamos ciertas cantidades de estrés en nuestro día a día, aunque cuando lo hacemos en dosis altas surgen complicaciones. Muchos pacientes diagnosticados con herpes empiezan a desarrollar síntomas luego de episodios estresantes.

Algunos expertos también creen que un sistema inmunológico débil puede reactivar el virus del herpes. Dado que el estrés influye en el sistema inmunológico, puede desencadenar un brote de herpes.

Varios estudios también han demostrado que el estrés diario o los eventos estresantes son factores de riesgo para el herpes. El estrés puede actuar como una causa desencadenante si están presentes otros factores de riesgo, como trastornos del estado de ánimo, edad avanzada y mala alimentación.

Estrés a largo plazo y brotes de herpes

Según un estudio publicado en Cell Host and Microbe, el cortisol, una hormona del estrés, activa la vía nerviosa c-Jun N-terminal kinasa (JNK) para desencadenar la muerte nerviosa. El equipo llevó a cabo un nuevo estudio en la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte (UNC) al obligar al virus a hacer que las células nerviosas del ratón queden latentes y luego reactivarlas con productos químicos.

Aquí, los investigadores usaron cortisol y lo agregaron al plato de células de ratón. Mostró que los niveles altos de cortisol desencadenaron la vía JNK. También observaron que el virus comenzaba a salir de las células nerviosas cuando se activaba la proteína JNK.

Por otro lado, cuando se bloqueó la vía JNK, el virus no pudo salir de las células y reactivarse.

El estudio también mostró que el virus podría reactivarse incluso si se reprime el ADN viral en las células nerviosas. Los investigadores creen que el ADN viral no se somete a un proceso que los abra (desmetilación), lo que ayuda a reactivar el virus.

Con todo, los cambios químicos que tienen lugar en el cuerpo durante el estrés pueden activar el virus del herpes . Sin embargo, esto puede no ser cierto para todos.

Notas relacionadas:

México actualiza protocolos de vigilancia para búsqueda de casos de variante Omicron

Lo que sabemos sobre la nueva variante que ha hecho saltar las alarmas

La variante NU muy pronto podría ser clasificada de “preocupación”