Actualmente existen cinco tipos de vacuna contra la Covid-19 que han sido aprobadas por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). Aunque una característica en común de todos los proyectos es que son de manufactura extranjera. Por eso en días pasados el presidente Andrés Manuel López Obrador indicó que México tenía las posibilidades de crear su propia inmunización. Inclusive se aventuró a comentar que proponía que llevará el nombre de Patria.

Trabajos nacionales de vacuna contra la Covid-19

Ahora bien, desde el año pasado se registraron cuatro proyectos nacionales ante el Consorcio de Científicos Innovadores en Vacunas MX. Todos buscan ser los primeros contra la Covid-19:

  • Vacuna recombinante del Instituto de Biotecnología de la UNAM, en colaboración con el Cinvestav.
  • Vacuna Avimex-IMSS, en colaboración con la UNAM y el Cinvestav.
  • Vacuna ADN del ITESM y Universidad Autónoma de Baja California, en colaboración con el IPN.
  • Vacuna basada en péptidos de la Universidad Autónoma de Querétaro en colaboración con el IPN.

Mientras que hace poco se dio a conocer un quinto trabajo pero ahora encabezado por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH). Lo que más destaca es que funcionaría contra distintas mutaciones del virus SARS-CoV-2. Aunque también se indicó que toda la inversión había sido realizada por la institución educativa y ya se habían terminado los recursos. Por lo tanto se dudaba que pudiera continuar la investigación.

Pero el día de hoy el director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, realizó una reunión con las autoridades de la UMSNH. Como resultado se acordó explorar el mecanismo institucional de colaboración para apoyar el desarrollo de la vacuna que realizan investigadores y estudiantes de posgrado de la Casa de Hidalgo.

Otros trabajos surgidos durante la pandemia

Durante el encuentro realizado en las instalaciones de esta universidad, el rector Raúl Cárdenas Navarro presentó al director general del IMSS, Zoé Robledo, los avances de la vacuna contra la Covid-19. Pero además también presentó otros trabajos contra esta nueva enfermedad, como un biosensor para realizar pruebas rápidas y un modelo de respirador mecánico. Todas son acciones que realiza esta Casa de Estudios para mitigar los efectos de la pandemia.

Por su parte, Robledo destacó que es importante generar alianzas con instituciones públicas como la UMSNH para que a futuro se cuente con el desarrollo de Equipos de Protección Personal, productos de sanitización, antibacteriales y ventiladores desarrollados en el país.

Señaló que el IMSS puede contar con el apoyo de instituciones públicas para romper la dependencia que se tiene con grandes compañías. Expresó que desde el Instituto se dará acompañamiento al desarrollo de estrategias e insumos médicos que permitan eventualmente proveer al propio Seguro Social.

“Debemos romper esa dependencia que tenemos con grandes compañías, que muchas veces se convierten en las únicas, y lo vivimos en la pandemia con situaciones muy críticas”.

Zoé Robledo recordó que antes de la pandemia el presupuesto o la capacidad del propio Instituto para la atención de infecciones respiratorias, agudas-graves, era muy limitado porque “no es lo que más prevalecía”, ya que se enfocaban esfuerzos en atender enfermedades crónico-degenerativas.

Respecto al prototipo de los biosensores que desarrolló esta Casa de Estudios en coordinación con el Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica (CIDETEQ) para diagnóstico de COVID-19, informó que este presenta un alto grado de eficacia, menor tiempo de espera para el resultado y un costo más bajo con respecto a lo que registran otras pruebas.

Sobre el respirador artificial, Alfredo Raya Montaño, director del Instituto de Física y Matemáticas de la UMSNH, explicó que luego del diseño de dos modelos se logró concluir un tercero con las recomendaciones que recibieron del Hospital Siglo XXI, por lo que en este momento se encuentra en la etapa de registro de propiedad intelectual y listo para someterlo a las pruebas finales antes de ser autorizado por la dependencia competente del Gobierno de la República.