La terapia en línea ayuda significativamente a los inmunodeprimidos aislados

El aislamiento por COVID-19 ha tenido un impacto muy grave en pacientes que están inmunodeprimidos y tienen mayor probabilidad de morir

Las personas con una enfermedad autoinmune rara, que probablemente experimentaron un aislamiento más grave durante una pandemia global. Observaron una mejora en su ansiedad y depresión después de recibir una intervención de salud mental en línea a través de un estudio internacional en el que participaron investigadores de Michigan Medicine.

Sobre el estudio

El artículo, publicado en Lancet Rheumatology, analizó el progreso de la salud mental de más de 150 personas con esclerodermia. Una enfermedad que provoca el endurecimiento de la piel y los tejidos conectivos.

Los investigadores asignaron al azar a los pacientes para que recibieran una intervención de apoyo por video o para que los pusieran en una lista de espera. Y encontraron que los resultados de salud mental mejoraron una vez finalizado el programa.

El papel de la terapia en línea

“El aislamiento de COVID-19 ha tenido un impacto muy grave, especialmente en estos pacientes con esclerodermia que están inmunodeprimidos y tienen una mayor probabilidad de morir si la contraen”, dijo John Varga, MD, coautor del estudio, jefe de la División de Medicina de Michigan de Reumatología y director asociado del Programa de Esclerodermia de la UM.

“Esto muestra que la intervención virtual puede ser muy eficaz para mitigar estos problemas de salud mental de forma rentable en grandes cohortes de pacientes”.

Terapia SPIN

La Red de Intervención Centrada en el Paciente con Esclerodermia diseñó un programa de cuatro semanas que ofrecía intervención grupal de salud mental de líderes de apoyo de pares capacitados tres veces por semana.

Para garantizar el acceso, a los miembros del grupo de control en lista de espera se les ofreció la terapia SPIN.

Sobre la mejora

La intervención no mostró mejoras para la cohorte global inmediatamente después del programa. Sin embargo, los síntomas de ansiedad y depresión disminuyeron significativamente seis semanas después en los pacientes inmunodeprimidos. Lo que podría revelar el tiempo que tomó para que las nuevas habilidades y el apoyo social tuvieran efecto.

Si bien esta intervención tuvo lugar antes de que la vacuna COVID-19 estuviera ampliamente disponible. La enfermedad es un paradigma de los problemas de salud pública que provocan un aumento de la ansiedad en las personas inmunodeprimidos, dijo Varga.

La importancia del manejo emocional

“Si surge algo más en el que las personas con una enfermedad crónica son vulnerables o están ansiosas, puede intervenir de una manera virtual que tenga un impacto medible”, dijo.

“Esto permite que los participantes se eduquen sobre cómo mantenerse conectados, la actividad física y el manejo de las preocupaciones y el estrés. Envía un mensaje muy positivo”.

Fuente “Una intervención compleja para mejorar la ansiedad en personas con esclerosis sistémica durante COVID-19”, The Lancet Rheumatology. 

Notas relacionadas:

OJO: Estos son los nuevos problemas de salud por COVID prolongado

Vacuna COVID-19: ¿qué hacer con los efectos secundarios de tus pacientes?

Se calcula de 7 a 10 sospechosos de COVID-19 en escuelas de CDMX

AstraZeneca reconoce fracaso de su tratamiento contra la COVID-19