x

Los pecados de la comunicación que debes evitar ¡CONÓCELOS!

La comunicación puede: aumentar la confianza, erosionar lentamente la relación, o destruir instantáneamente la confianza y la relación.

La falta de comunicación puede conducir a la ineficacia en la práctica médica y para que la evites, a continuación te mostramos algunos pecados de comunicación que se deben evitar.

Siete pecados más mortales de la comunicación

Los siguientes consejos son recomendados por Skip Weisman de Weisman Success Resources, una consultora con sede en Poughkeepsie, Nueva York. Weisman describió los “Siete pecados más mortales de la comunicación”.

Según la experta, la comunicación conduce a tres posibles resultados. Puede aumentar la confianza y construir una relación, erosionar lentamente la confianza y la relación, o destruir instantáneamente la confianza y la relación.

Por lo que favorecer la primera posibilidad sobre las otras dos requiere un esfuerzo constante de las prácticas médicas.

Lo que hace la mala comunicación

Weisman citó informes de Towers Watson, ComTIA, Cognisco y Siemans que encontraron que el empleado promedio desperdicia una buena cantidad de tiempo por día debido a una mala comunicación.

Hasta este punto, Watson describió siete pecados de comunicación que las prácticas cometen, matando la productividad y, en última instancia, los ingresos:

¡CONÓCELOS!

Falta de especificidad

Los términos vagos, por ejemplo, sobre horarios de reuniones o fechas límite, dejan a las personas preguntándose qué se espera de ello.

“Necesitamos retroceder cuando sabemos que no tenemos la información que necesitamos para hacer nuestro trabajo”.

Instrucciones negativas

¿Cuántas veces le dices a alguien lo que no debe hacer o lo que debe dejar de hacer?” Preguntó Weisman. Decir “no lo hagas”, advirtió, obliga a la persona que escucha a adivinar lo que quieres porque no proporciona una guía para el comportamiento futuro. “Necesitamos hablar en cambio sobre los comportamientos deseables”, dijo.

Falta de inmediatez, urgencia o prontitud

Si una conversación es delicada o incómoda, algunas personas tienden a posponerla. Aprenda a confrontar a alguien lo antes posible, lo que no significa ser discutidor o irrespetuoso. “Comuníquese en el primer momento más apropiado”, aconsejó, lo que puede significar esperar hasta que las emociones se hayan calmado o cuando tenga un momento privado para hablar con alguien.

Falta de refutaciones respetuosas

Con demasiada frecuencia, los gerentes o colegas se comunican sobre nuestro trabajo con comentarios como “Es una gran idea, pero …” o “Hiciste un gran trabajo, pero …” “Lo que viene antes del ‘pero’ se niega”, dijo. “Mucha gente me dice que se apagan y dejan de escuchar”. En su lugar, haz una sugerencia sobre el trabajo de un colega con comentarios como “Es una gran idea y …”.

Falta de tono y lenguaje corporal apropiados

Una vez, dos colegas le dijeron a Weisman que miraría con furia cuando no le gustara algo, y que eso les hizo sentir que estaba enojado con ellos. No tenía idea de que había hecho esto. Los compañeros de trabajo pueden percibir un tono desagradable en los correos electrónicos. Miradas, miradas, ojos en blanco, brazos cruzados, un dedo puntiagudo, una voz levantada, todo puede ser intimidante durante la conversación. Anime a los trabajadores a ser honestos con un colega si el tono o el lenguaje corporal de este último los hace sentir incómodos. A menudo, dijo, la persona en el extremo receptor puede no darse cuenta de cómo se expresan.

Falta de atención enfocada

Si alguien realiza múltiples tareas mientras habla contigo, “¿cómo te hace sentir?” Preguntó Weisman. “¿Te sientes importante en esa conversación? Todos somos culpables de esto … y nunca nos vamos a deshacer de eso. Pero ten en cuenta esto y reduce la frecuencia con la que sucede”.

Del mismo modo, si la gente no le presta atención, es posible que usted tenga parte de la culpa. Asegúrese de que sus comunicaciones sean breves. Deje de lado los detalles innecesarios. Apunta a una solución inmediata.

“Encuadre la conversación desde el principio y hágales saber lo que necesita. Diga: ‘Necesito su ayuda para tomar una decisión sobre esto. ¿Podemos reunirnos durante 10 minutos? ¿Es ahora un buen momento, o deberíamos programar otro momento?’ Respete el tiempo de otras personas. Obtendrá más gente.

Notas relacionadas:

Así es como el COVID-19 puede afectar la boca de tus pacientes

¿Por qué las mujeres son más propensas a los efectos secundarios de la vacuna…

Ssa frena TOTAL amparos para que niños se vacunen contra COVID

Compartir

Lo más Reciente

ÚNETE A LA COMUNIDAD DE PROFESIONALES DE LA SALUD