Desde su lanzamiento, el Apple Watch demostró ser mucho más que un simple reloj. Además, con el transcurrir de los años se le han incorporado funciones hasta conseguir uno de los dispositivos más modernos de la actualidad. Pero si existen aspectos que lo caracterizan es que cuenta con múltiples funciones relacionadas por completo con la salud.

En sus versiones más modernas existe la posibilidad de efectuar electrocardiogramas de una manera sencilla. En un inicio se dijo que los resultados eran poco fiables y nunca se podría obtener un diagnóstico completo como el de la prueba original. Pero ahora eso podría cambiar gracias a un “descubrimiento” realizado por un médico español.

Experimento fortuito

El Dr. Miguel Ángel Cobos, cardiólogo del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, llevó a cabo un experimento publicado en la revista especializada Annals of Internal Medicine. El resultado principal es que el electrocardiograma realizado por el Apple Watch puede ser igual de preciso y con una fiabilidad similar al de un centro especializado de salud.

Los más destacado es que todo se consigue de una forma bastante sencilla pero que nadie había observado con anterioridad. De manera tradicional, el Apple Watch se coloca en la muñeca y de manera inmediata hace las mediciones. Precisamente por eso sus resultados eran incompletos y deficientes al de un electrocardiograma convencional.

Pero ahora, el especialista español experimentó al colocar un Apple Watch en múltiples partes de su cuerpo. Algunas de ellas fueron ambas muñecas, en las dos piernas y en el tórax. Al hacerlo se obtiene una información más completa acerca de la actividad eléctrica del corazón. El médico ha dicho que el resultado es lo más cercano a un “auto electrocardiograma”.

A su vez, el especialista señala que esto ayudaría para reducir el número de visitas a los servicios de urgencias de los hospitales. Pero lo que dejó en claro es que siempre se va a necesitar de un especialista para interpretar la información de cada electrocardiograma.