¿Qué es la libertad interior y cómo lograrla?

Si quieres descubrir qué es la libertad interior y la conquista de uno mismo, la autodisciplina es el camino más corto que existe. Cuando hacemos los que sabemos que tenemos que hacer y lo que es mejor para nosotros (por muy difícil o doloroso que pueda ser), es cuando comenzamos entonces a ser dueños de nuestro destino.

¿Quieres saber en qué consiste la libertad interior y cómo conseguirla? No dejes de leernos porque en este post te vamos a ofrecer todo lo necesario sobre la misma y cómo poder lograrla.

¿Qué es la libertad interior?

Básicamente, se puede definir la libertad interior como ser dueños de nuestro mundo interior, ser más influenciables a las circunstancias del mundo exterior, tener un mayor control de nuestras reacciones y nuestras emociones, ser más fuertes y menos vulnerables ante las críticas, fracasos y opiniones de los demás. Consiste en mantener nuestra entereza, nuestra dignidad, nuestra aceptación, nuestro autorespeto y autoestima por encima de las circunstancias.

Fuentes de las que nace el valor de la libertad interior

La disciplina te llena de fuerza interior, ahuyenta los miedos y la dejadez, aumenta la determinación y la convicción de los podemos hacer y lograr. Esa autodisciplina es lo que te hace ser dueño de ti mismo y de tu destino. Esto convierte sueños en realidades. Sin duda, esta libertad humana nace de dos fuentes diferentes, las cuales son las siguientes.

Encontrar un porqué lo suficientemente grande

Una gran visión, un sueño que nos inspira. No de cómo son las cosas sino cómo pueden llegar a ser. Por tanto, nace del poder de una decisión, de un compromiso con uno mismo para pagar el precio del esfuerzo. Esa poderosa razón, ese sueño, es el motor de la determinación y lo que nos aporta la disciplina que nos llena de fuerza interior, la que ahuyenta los miedos y las dudas de lo que puedes hacer y lograr.

El dolor

Esta es la segunda fuente. Surge del miedo, que es el mayor motivador, aunque muchos no lo entiendan. El ser humano es capaz de hacer mucho más por evitar el dolor y el sufrimiento que por lograr un sueño. Esa necesaria determinación, a veces, nace de la presión y del posible dolor provocado por las consecuencias de no reaccionar y cambiar.

Tanto por una motivación negativa o positiva, todo es necesario porque te hace poderoso y te dota de una gran libertad interior que rompe con la esclavitud a la que nos someten los miedos, la apatía y las dudas.

Responsabilidad personal y libertad interior

La responsabilidad es un paso fundamental para el cambio con el que tener o recuperar el control de nuestra vida. Así que asumir la responsabilidad quiere decir que te haces responsable de cómo eres, de cómo te sientes, de tus emociones, de tus sentimientos, de lo que haces, de tu situación. Cuando decides que eres responsable y que tu vida totalmente depende de ti, es cuando recuperas tu poder personal y tu libertad interior porque decides que tu vida está en tus manos y es tu responsabilidad.