El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue Wiechers, ante la crisis actual por coronavirus que se vive en todo el mundo, ha expresado que las más de 150 mil defunciones por COVID19 y el exceso de mortalidad por coronavirus son prueba de que el sistema de salud del país ha sido totalmente rebasado.

Esto lo ha expresado durante su participación en la presentación virtual de las recomendaciones del seminario “Reflexiones sobre la respuesta de México ante la pandemia de COVID19 y sugerencias para enfrentar los próximos años”. El académico recordó que, en un primer evento, se había advertido de un posible colapso de los servicios sanitarios, situación que, en la actualidad, es una realidad.

En México, el 50% de la población vive en condiciones de pobreza

Asimismo, reconocí que es difícil sostener en el largo plazo las medidas de distanciamiento social y cierre de la economía, ya que en México, el 50% de la población vive en condiciones de pobreza.

“Yo recuerdo que en esta primer reunión comentamos que a pesar de las medidas que se habían tomado debemos estar conscientes de que la epidemia podía rebasar al sistema de salud y de hecho así es, nuestros más de 150 mil muertos y el exceso de mortalidad general son prueba de ellos, son pérdidas irreparables y un gran dolor para muchos, pero también es cierto que aislarse y paralizar la economía por un tiempo prolongado en un país con las desigualdades del nuestros con cerca del 50 por ciento de la población en condiciones de pobreza y en la economía informal, era una distopía que no podíamos imaginar”, expresó el rector de la UNAM.

“Para reducir la mortalidad se deben fortalecer los servicios de urgencia”

Por otra parte, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, al referirse al documento de recomendaciones, afirmó que “las instituciones sanitarias públicas no solo reciben dicha observación sistemática, analítica, crítica y propositiva, sino también en el compromiso de utilizarla de la mejor manera, para hacer una reflexión sobre cómo se pueden mejorar las condiciones de salud en México durante y después de la epidemia de coronavirus”.

El gobierno de México se ha dado a la tarea de gestionar la compra de vacunas contra coronavirus, por lo que hasta el último corte se han aplicado 656 mil 044 dosis del antígeno producido por Pfizer-BioNTech. Sobre este aspecto, el recto ha indicado que “esta campaña es la más grande de la historia y requiere velocidad, pues se trata de un proceso complejo que necesita de todos los sectores del país”.

A su vez, el director general del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, David Kershenobich Stalnikowitz, ha destacado que, “para reducir la mortalidad debido a la pandemia, se deben fortalecer los servicios de urgencia y terapia intensiva, así como formar especialistas”.