Como resulta natural con cualquier nueva enfermedad, de manera progresiva aparecen nuevos datos e información que ayuda a tener una mejor comprensión. Así ha ocurrido con el virus SARS-CoV-2, causante de la Covid-19. Aunque han transcurrido seis meses desde que se confirmaron los primeros casos en Wuhan, China, todavía existen muchas preguntas que no se han podido resolver.

En ese sentido, se debe recordar algo muy importante. En un inicio la Organización Mundial de la Salud (OMS) especificó que era imposible que una embarazada infectada pudiera transmitir la enfermedad a su bebé. Inclusive publicó el documento Lactancia Materna y Covid-19 en el que recomienda a todas las madres que amamanten a sus hijos. Ahí se menciona que la actual evidencia científica muestra que la Covid-19 es una amenaza “mucho menor” para la supervivencia de los bebés que las infecciones contra las que protege la leche materna.

A pesar de lo anterior, los más recientes descubrimientos parecen contradecir lo mencionado por la OMS. Hace unos días el Washington Post publicó un reportaje en el que se afirma que se identificaron muestras del virus SARS-CoV-2 en la placenta, el cordón umbilical y la leche materna de algunas mujeres que recién dieron a luz en Italia. Por lo tanto, se abrió la posibilidad de que pudieran existir contagios de madres a hijos.

Riesgo de transmisión vía intrauterina

Pero ahora, la revista especializada Nature Communications documenta el primer caso confirmado de transmisión intrauterina de la Covid-19. El hecho ocurrió en marzo pasado en el hospital Antoine Beclere de Clamart de Francia.

Con base en el reporte del caso clínico se menciona que la mujer estaba infectada durante las últimas semanas de su embarazo. Al momento del parto realizado mediante cesárea fue posible tomar todas las muestras de los potenciales reservorios del virus SARS-CoV-2, cuya carga más elevada se encontró en la placenta.

Pocas horas después del nacimiento, el bebé presentó síntomas severos, como rigidez de las extremidades y lesiones en el sistema nervioso cerebral. Aunque en este caso, desaparecieron de forma paulatina con el transcurrir de los días.

De tal forma, la investigación en curso señala que el virus pasó al bebé a través del cordón umbilical.

A su vez, el equipo médico explica que el riesgo de contagio vía intrauterina aunque es muy bajo, es real. Por lo tanto, reiteraron que es muy importante que las embarazadas aumenten las medidas preventivas para evitar tener complicaciones y perjudicar tanto su salud como la de su bebé.