Sistema de salud mexicano reconocerá el dolor como una enfermedad

A partir del primer día de enero de 2022 entrará en vigor en México la nueva Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11). La cual considerará al dolor como una enfermedad en sí misma.

A partir del primer día de enero de 2022 entrará en vigor en México la nueva Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11). La cual considerará al dolor como una enfermedad en sí misma, más que como un síntoma de una enfermedad o lesión.

Además, abrirá la posibilidad de que el sistema público de salud brinde servicio médico especializado, medicinas y hasta incapacidades de trabajo a alrededor de 30 millones de mexicanos que padecen este mal. Informó la doctora María del Rocío Guillén Núñez.

Uno de los aspectos más relevantes de la CIE-11 es la inclusión por primera vez del dolor crónico como una enfermedad

En entrevista con El Sol de México, la presidenta de la Asociación Mexicana de Estudio y Tratamiento del Dolor (AMETD). Señaló que uno de los aspectos más relevantes de la CIE-11 es la inclusión por primera vez del dolor crónico como una enfermedad en sí misma. Donde ya no existe la dicotomía del dolor físico o psicológico y tampoco está el dolor funcional, que es un término ambiguo.

La actualización del catálogo de enfermedades que realizó la Organización Mundial de la Salud (OMS). Agranda la lista de 14 mil 400 códigos de malestares y problemas de salud en la población a 55 mil, incluidos los relativos al dolor.

NUEVA CLASIFICACIÓN DEL DOLOR

La nueva clasificación internacional de enfermedades CIE-11 divide el dolor crónico en siete grupos: dolor crónico primario, dolor crónico por cáncer. Así como dolor crónico postquirúrgico o postraumático, dolor crónico neuropático, dolor orofacial. Y por úlitmo; cefalea, dolor visceral crónico y dolor músculo-esquelético.

Guillén refirió que el dolor crónico primario es el que no está asociado a una enfermedad. Citó como ejemplo a pacientes que llegan al consultorio por dolores de contracturas, incluso osteoartritis. Los cuales se manifiestan con malestar en el hombro, la cadera y las rodillas por la degeneración articular. Pero ese dolor conocido como nosiplástico no tiene en sí una causa orgánica, sino que se trata de fibromialgia.

“Lo peor es que son pacientes que luego de diez o 20 años lo manifiestan, pero muchas veces les dicen que eso lo producen los problemas emocionales. A las mujeres las señalan porque se acaban de divorciar, pero no. Tienen ese dolor que no es orgánico, pero si se les explora, los haces mover extremidades, no pueden ni levantar los brazos. Si sigue la revisión no tienen desgarre ni vértebras desviadas. Pero sí llega a ser un dolor incapacitante al grado de no poderse parar”.

Se trata de un modelo de dolor donde aparentemente no hay daño. Pero “en el fondo el que falla es el sistema nervioso que se encarga de la transmisión y de la percepción del dolor”.

NUUEVA CLASIFICACIÓN DE DOLORES COMO ENFERMEDAD

El dolor primario crónico puede estar presente en una o más regiones anatómicas que. Además de permanecer por largo tiempo se suele asociar con angustia emocional significativa (por ejemplo, ansiedad, irá, frustración o estado de ánimo deprimido). Así como discapacidad funcional significativa que interfiere con las actividades de la vida diaria y la participación en roles sociales.

El dolor crónico secundario es aquel que presentan pacientes con cáncer, incluyendo su tratamiento, la quimioterapia.

En tanto que el dolor crónico posquirúrgico o postraumático se desarrolla o aumenta de intensidad después de un traumatismo tisular.

Existe también el dolor crónico neuropático, causado por una lesión o enfermedad del sistema nervioso somatosensorial. Y también las cefaleas secundarias crónicas o el dolor orofacial.

Luego está el dolor visceral secundario crónico, derivado de una infección subyacente que se origina en los órganos internos de la cabeza, el cuello y en las regiones torácica abdominal o pélvica.

Finalmente, otro dolor común es el músculo-esquelético secundario crónico, que afecta huesos, articulaciones y tendones debido a una enfermedad subyacente.

Ley de Cuidados Paliativos

Pese a los rezagos que aún enfrenta México en la materia, la especialista consideró que también existen avances nada despreciables. Uno es que ya se cuenta con una Ley de Cuidados Paliativos (impulsada en 2011), que considera el tratamiento contra el dolor en diferentes etapas de la vida e incluye destinar recursos, insumos y medicamentos necesarios para atender pacientes con este tipo de enfermedad.

Notas relacionadas:

¡TRAGEDIA! Asesinan a médico mientras dormía en su cuarto

Ómicron versus Delta: ¿Cómo diferenciar entre los dos?

Señalan que la evolución de ómicron se produjo en una persona…