Tus pacientes también te examinan, no olvides el cuidado de tus uñas

744

La popular frase “una imagen vale más que mil palabras” podría aplicarse con ciertas modificaciones al médico, pues, si bien es cierto que su apariencia general impacta en el trato con el paciente, también podríamos ser muy específicos y aclarar que “sus manos valen más que mil recomendaciones”, ya que de ellas se obtiene mucha información.

Por tanto, conviene dedicarles cuidados esmerados, ya que éstas siempre están expuestas al ojo observador y crítico de nuestro interlocutor: cuando ofrecemos un saludo, estamos en medio de una exploración física o escribiendo una receta. El hecho sigue siendo el mismo: el médico debe lucir casi inmaculado para garantizar sin necesidad de palabras que es capaz de cuidar de la salud propia y la ajena.

Uñas sin brillo, quebradizas, amarillas, mordisqueadas, recortadas mal o en exceso, dicen mucho de la persona y su estado físico. Por ello, en esta ocasión te presentamos sencillos consejos que puedes poner en práctica para tu cuidado personal:

  1. Quién mejor que tú sabe que tener buena alimentación permite mantener uñas sanas y bellas, ¡aplica tus conocimientos!
  2. Cuida que las uñas siempre estén iguales, límalas o córtalas para que así sea y jamás las dejes largas. La pulcritud es indispensable en el ejercicio de tu profesión.
  3. Si te muerdes las uñas usa esmalte especial para dejar de hacerlo; su desagradable sabor hará que retires tus manos de la boca.
  4. Pintar las uñas ocasionalmente previene que se agrieten. Puedes usar esmalte translúcido para resaltar la belleza y limpieza de tus manos sin importar si eres hombre o mujer.
  5. Evita usar acetona con frecuencia.
  6. Usa guantes cuando realices labores domésticas que impliquen uso de detergentes o cloro.
  7. Aplica crema humectante para manos con cierta regularidad.
  8. Si es necesario, recurre a algún producto para blanquear las uñas.
  9. Procura hacerte manicura una vez al mes, pero asegúrate de acudir a un establecimiento serio, que garantice higiene.

Cuidar tus uñas no es un asunto de menor importancia, pues no sólo dejará en claro tu nivel de higiene, sino que impactará en tu imagen personal.