Dentro del campo de la salud nunca se termina de aprender. De hecho, cada año miles de jóvenes presentan el Examen Nacional para Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM) para continuar con su formación profesional. La prueba es conocida por su complejidad y porque muy pocos consiguen superarla. Pero una vez aprobada ahora llegan nuevas dificultades. En este caso nos referimos a los castigos y “novatadas” que sufren los nuevos residentes en nuestro país.

Todo lo que se debe soportar durante esta nueva etapa

Los que obtienen una residencia deben comenzar un nuevo estilo de vida. Durante los siguientes años prácticamente deben vivir dentro de los hospitales. Además se convierten en alumnos y trabajadores porque deben cumplir ambas funciones. Mientras que a cambio reciben una beca mínima que muchas veces solo alcanza para pagar la renta de un cuarto en las inmediaciones de los nosocomios.

En ese sentido, es frecuente que los futuros especialistas sufran de estrés y ansiedad permanentes que los conducen a desarrollar el Síndrome de Burnout. De manera constante presentan cansancio físico y mental y al final eso repercute en sus actividades.

Pero si eso no es suficiente, también son frecuentes los castigos que sufren los residentes en México. Una reciente encuesta de Medscape señala que nueve de cada 10 los experimentan. El que más se repite es realizar guardias extra, por lo cual el cansancio es todavía mayor.

Castigos que sufren los residentes en México

Ahora bien, el día de ayer te informamos de una denuncia formal que se hizo contra el Hospital Regional del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM) en Tlalnepantla. Lo que se menciona es que especialmente en la especialidad de Traumatología y Ortopedia son constantes los abusos.

Mientras que ahora Grupo Reforma publica un video en el que recopila algunos de los castigos que se cometen contra los nuevos residentes. De lo que se puede observar destacan los golpes y abusos verbales que se realizan a los jóvenes que apenas comienzan esta nueva etapa de la vida.

Aunque ya existían denuncias y las autoridades del nosocomio eran conscientes de lo que ocurría, nadie actuó y lo único que hacían era cambiar a quienes presentaban una denuncia. Aunque a raíz de que se hizo pública la situación fue inevitable ignorar el problema.

De acuerdo con el portal Aristegui Noticias, cinco residentes de los últimos años del hospital fueron dados de baja de manera definitiva. Mientras que otros 17 fueron suspendidos de manera temporal y quedaron sin la posibilidad de recibir su beca durante este lapso.

Por su parte, las autoridades del hospitales declararon que habrá cero tolerancia en los abusos y castigos que se cometan contra los residentes. De esta forma, se garantiza que ya no se repetirán las humillaciones como las que se pueden ver en los videos. Ahora la única duda que persiste es si en otros nosocomios del país existen casos similares.