Desde el pasado 24 de diciembre comenzó la aplicación de la vacuna contra la Covid-19 en México. Hasta el momento suman poco más de 40 mil las personas que han sido inmunizadas. Con esto nuestro país se coloca en el primer lugar de los que han suministrado más dosis en América Latina. Además el día de hoy se anunció el arribo de un cargamento con 53 mil inmunizaciones, con lo que se trata del paquete más grande que se ha recibido.

Prioridad dentro del personal médico para recibir la vacuna

En ese sentido, como está señalado en el Plan Nacional de Vacunación, durante esta primera etapa todas las dosis son exclusivas para el personal médico que atiende a pacientes infectados. Se tiene previsto que en enero se cumpla con este sector y entonces se procederá con los demás trabajadores sanitarios. Aunque quienes laboran en hospitales privados y consultorios anexos a farmacias no están incluidos.

A pesar de lo anterior, también existe la posibilidad de recibir primero la vacuna si no trabajas en la atención directa a pacientes contagiados. De acuerdo con Milenio, desde que comenzó la aplicación se ha observado que no todos los médicos y enfermeras que son citados acuden para recibirla. Algunos de ellos no pueden ausentarse de su hospital en la fecha y hora señalada. Mientras que uno de los requisitos de la inmunización de Pfizer es que sea administrada lo más pronto posible porque de lo contrario pierde eficacia. Debido a que requiere de equipos de ultracongelación para su almacenamiento, no es posible que sea devuelta.

Por dicho proceso, en los puntos de aplicación de la vacuna se ha optado por vacunar a personas que no estén anotadas inclusive si no se encuentran en la primera línea de batalla. Las opciones son inmunizar a quienes estén presentes o desperdiciar las dosis.

Médicos reciben los sobrantes de la vacuna

De esta manera, para recibir la vacuna lo que se requiere es acudir a los centros oficiales de aplicación. Es necesario permanecer formado por horas hasta que se haya inmunizado a todos los médicos registrados en las listas. Después de ellos se procede con los demás que se encuentren en el lugar. El mayor problema es que nunca se sabe el número exacto de dosis que van a sobrar.

Inclusive se han registrado casos de médicos que trabajan en hospitales no Covid-19 que acuden más de dos días hasta finalmente recibir la vacuna. Es bastante cansado porque implica permanecer en la intemperie durante horas con la esperanza de ser uno de los afortunados.

Mientras que otro aspecto fundamental es que se debe acreditar ser un trabajador de la salud porque de otro modo no se puede tener derecho para recibir la vacuna primero.

¿Y tú estarías dispuesto a permanecer formado por horas para recibir primero la vacuna?