Si algo ha demostrado la Covid-19 es que nadie está exento de infectarse. No importan las nacionalidades ni clases sociales porque es una enfermedad a la que todos están expuestos por igual. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya suman más de 33 millones de casos positivos y la tasa de letalidad es del tres por ciento. Mientras que América es la región que registra más contagios al tener el 38.1 por ciento del total de identificados en el planeta durante las últimas 24 horas.

A pesar de la magnitud del problema, existen políticos de alto rango que han puesto en duda esta nueva enfermedad. Sus medidas poco estrictas, negación al uso de cubrebocas y pasividad habrían sido responsables del alto número de contagios que se han registrado en algunas naciones. Uno de los mayores ejemplos es el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien desde un inicio desestimó a la Covid-19.

Otro presidente confirma estar infectado

Aunque todo dio un giro cuando el mandatario se infectó y tuvo que permanecer aislado. Después de cumplir con su tratamiento pudo superar la enfermedad. Pero no es el único caso porque ahora se ha dado a conocer que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, también está infectado.

La noticia fue dada a conocer por el propio político a través de sus redes oficiales. En el mensaje señala que tanto él como su esposa Melania dieron positivo a la prueba Covid-19. Por lo mismo señala que de manera inmediata va a comenzar su período de aislamiento en búsqueda de una recuperación.

A su vez, el suceso ha ocurrido un par de días después de que Trump protagonizó el primer debate presidencial rumbo a las elecciones de noviembre. Por lo mismo, se teme que se haya producido un brote que deje como saldo más políticos contagiados. De momento se le ha pedido al candidato demócrata Joe Biden que se realice una prueba de emergencia.

¿Cuál es el riesgo que enfrenta Donald Trump?

En ese sentido, varios médicos han advertido sobre los factores de riesgo que tiene el mandatario americano. En primer lugar tiene 74 años, por lo que pertenece a uno de los grupos vulnerables. De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), las personas mayores de 65 años tienen hasta cinco veces mayor probabilidad de hospitalización y 90 veces mayor riesgo de muerte por Covid-19 en comparación con los adultos jóvenes.

A su vez, en su último reporte de salud se indica que Trump tiene un Índice de Masa Corporal de 30.5. Por lo mismo, está diagnosticado clínicamente con obesidad, precisamente uno de los principales factores de riesgo para presentar complicaciones. Además también se menciona que tiene una presión arterial ligeramente elevada. Por su parte, el documento expone que no hay evidencia de que tenga cáncer, enfermedad renal, diabetes u otras afecciones de alta peligrosidad.

Trump no creía en la Covid-19

Por otra parte, vale la pena recordar que desde un inicio Donald fue un opositor a esta nueva cepa de coronavirus. Transcurrieron meses para que se le viera utilizar cubrebocas en sus eventos públicos. Inclusive en mayo pasado declaró que era un creyente de la hidroxicloroquina y la utilizaba como método preventivo para no contagiarse.

En su momento aseguró que era un método seguro para evitar la infección; sin embargo, de inmediato la OMS lo contradijo. Hasta el momento no existe evidencia científica de que realmente funcione e inclusive es contraproducente porque genera una sensación de falsa seguridad. Además un reciente estudio asocia el fármaco con el desarrollo de problemas cardíacos.

Desde entonces las autoridades sanitarias han sido claras en afirmar que no existen tratamientos farmacológicos que prevengan o eviten los contagios. La mejor forma para reducir las probabilidades de ser infectado es utilizar cubrebocas, evitar lugares conglomerados y contar con ventilación natura en espacios cerrados.