La pandemia provocada por la COVID sigue avanzando a pasos agigantados por todo el mundo. Son muchos los fármacos para combatir el virus los que se están utilizando para combatir la enfermedad y uno de ellos es la hidroxicloroquina, el cual está siendo desaconsejado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Algunos de los fármacos están demostrando su eficacia y mostrando resultados para combatir los síntomas del virus. Aunque la hidroxicloroquina, empleado como profilax para prevenir la enfermedad, ha sido “fuertemente” desaconsejado por el organismos internacional de salud. Aunque, el mismo organismo también ha determinado que la administración de este antiinflamatorio es segura en pacientes con enfermedades autoinmunes o paludismo.

La hidroxicloroquina no ha tenido efecto significativo sobre la muerte e ingreso en hospital

Esta firme recomendación emitida por los expertos se basa en “pruebas de alta certeza”, que proceden de seis ensayos controlados con más de 6.000 participantes, con y sin exposición conocida a una persona infectada por el SARS-CoV-2. Por su parte, la hidroxicloroquina, en lo que los expertos califican de pruebas de alta certeza, “no tuvo un efecto significativo sobre la muerte y el ingreso en el hospital”.

Además, las pruebas de esta certeza moderada han mostrado que este fármaco no “tuvo un efecto significativo sobre la infección por COVID19 confirmada en el laboratorio y probablemente aumenta el riesgo de efectos adversos”. Estas directriz se aplica a todos los individuos que no tienen COVID19, independientemente de su exposición a una persona con infección por la enfermedad.

Por tanto, la recomendación es la primera versión de una “directriz viva” sobre los medicamentos para prevenir la COVID19, desarrollada por la OMS, con el objetivo de proporcionar una “orientación fiable” sobre la gestión de la enfermedad y ayudar a los médicos a tomar mejores decisiones con sus pacientes.

La noticia ha sido muy bien tomada por la comunidad científica

Estas directrices vivas son útiles en áreas de investigación que evolucionan rápidamente, como la COVID19, porque permiten a los investigadores actualizar los resúmenes de evidencia previamente examinados y revisados por otros científicos, explica el BMJ (British Medical Journey).

El uso de la hidroxicloroquina fue propuesto al inicio de la pandemia para tratar a pacientes de coronavirus, que está afectando también a las embarazadas. El pasado mes de junio, la OMS anunció el fin definitivo de los ensayos clínicos, tras demostrar varias investigaciones que no reducía la mortalidad y ahora, también desaconseja su uso para prevenirla.

La noticia ha sido muy bien tomada por la comunidad científica por “tratarse de algo claro después de tanto tiempo, tanto para este medicamento como para otros. Ahora sí tenemos el espectro completo que demuestra que no es una opción al momento de atender un caso de COVID19. El mundo hoy debe ser consciente de que no hay nada que prevenga o trate este virus, excepto la vacunación”, tal y como ha explicado Mauricio Orozco Levi, jefe del servicio de Neumología de la Fundación Cardiovascular de Colombia y del Hospital Internacional de Colombia.