Ya ha pasado un año desde el inicio de la pandemia provocada por la COVID19. Fue a finales de diciembre de 2019 cuando China informó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de una serie de casos de extraña neumonía. Tan solo unas semanas después, ocurrió lo inimaginable y se confinaban a millones de personas en la ciudad de Wuhan, dando lugar a la pandemia en la que nos encontramos inmersos en la actualidad.

El coronavirus sigue entre nosotros, a pesar de los esfuerzos por vacunar a la gran mayoría de la población. Aunque es difícil prever cuánto tiempo más va a estar el SARS-CoV-2 activo, lo cierto es que, Hans Kluge, director regional de la OMS para Europa, se ha aventurado a dictaminar cuándo será el fin de la pandemia.

En concreto ha expresado que “nadie puede predecir el curso de la pandemia, pero yo diría que, como suposición en la que se trabaja, el inicio del año 2022. El virus seguirá ahí fuera, pero no creo que hagan falta medidas disruptivas. Es un mensaje optimista”, tal y como ha asegurado Kluge en una entrevista para la televisión danesa DR (1).

“En 2020 no sabíamos nada sobre la pandemia, no teníamos información”

En esta intervención, lo que ha dejado claro el directivo de la OMS es que seguiremos todo 2021 con la pandemia muy presente, aunque será más llevadera que en 2020, cuando pilló por sorpresa. Asimismo, expresó que “2021 será otro año pandémico con COVID19 pero diría que más predecible, más manejable. En 2020 no sabíamos nada, no teníamos información. Solo las medidas: lavarse las manos, distancia social y uso de mascarilla”.

Respecto a lo que se ha mostrado preocupado la OMS en las últimas semanas es por las nuevas mutaciones surgidas. Ya no por el hecho en sí, porque “son la evolución normal del virus que intenta adaptarse a sus anfitriones”, sino por su rápida propagación por todo el mundo.

“No es un nuevo virus, no es una nueva pandemia, pero por supuesto que nos preocupa especialmente porque se propaga muy rápido, hay que vigilar la eficiencia de las vacunas. Pero no cambiamos la estrategia de las vacunas. Si su eficacia bajara, se puede adaptar sin necesidad de una tecnología completamente nueva”.

La OMS ha determinado cuatro teorías de origen de la COVID19

Kluge aconseja, para ello, la velocidad a la hora de detectarlas, ya que es un arma vital para poder controlar la pandemia. Respecto a esto ha expresado que “vemos estas mutaciones todo el tiempo, lo que debemos hacer es mirar a corto plazo y detectar muy rápido, como está haciendo Dinamarca, porque se propagan muy rápido y hay que ver el efecto de la vacuna. La velocidad es nuestra mejor amiga para combatir la pandemia”.

Lo que sí ha estado estudiando la OMS en los últimos tiempos es sobre el origen del coronavirus. Respecto a este tema, tras su estudio en la ciudad de Wuham, donde se originó la COVID19, la organización ha establecido cuatro teorías diferentes sobre su origen:

  • Pasó de forma directa de un animal al humano.
  • Se originó en el murciélago y, a través de especies animales intermediarias, llegó a las personas.
  • Los productos congelados habrían actuado como superficies de transmisión del virus a la población humana o vías de transmisión relacionadas con la alimentación.
  • El virus podría haberse transmitido por la vía de la cadena de frío.

(1): https://www.dr.dk/drtv/se/21-soendag_-vaabenkaploebet-mellem-virus-og-vaccine_238766