Ya ha transcurrido más de un año desde que se confirmaron los primeros casos de la Covid-19 y todavía existen muchas preguntas pendientes. De hecho, apenas hace unos días un equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) acudió a Wuhan, China, donde presuntamente se originó el problema. La primera conclusión es que resulta imposible que el virus haya sido creado en un laboratorio. Aunque ahora existen cuatro hipótesis que señalan el posible origen de esta nueva enfermedad.

De igual forma, otro aspecto que se desconoce hasta ahora es el relacionado con los síntomas. El mayor inconveniente es que todavía no existe una lista definitiva. Los iniciales y que prácticamente están presentes en todos los casos son fiebre, tos seca y cefalea. Aunque hay otros más específicos que no afectan a todos.

Aumentan síntomas para identificar casos positivos

En ese sentido, hace tiempo te informamos acerca de la llamada Lengua Covid. En su momento se acusó que será una característica propia de los pacientes infectados con la mutación inglesa de la Covid-19 pero no es así. Conforme se han realizado más investigaciones se ha descubierto que hay más casos en todo el mundo.

Esta nueva seña fue descrita como úlceras en la lengua de los casos positivos de la enfermedad. Inclusive al principio era complicada de identificar porque muchas veces era confundida con candidiasis oral y se recetaban tratamientos que el paciente no requería. Aunque a partir de un trabajo español se identificaron nueve rasgos distintivos de este síntoma.

  • Alteraciones en la mucosa oral.
  • Papilitis lingual transitoria anterior en forma de U.
  • Edema lingual.
  • Estomatitis aftosa.
  • Mucositis.
  • Glositis con depapilación en parches.
  • Boca urente.
  • Lengua saburral.
  • Enantema.

Otra afectación en la lengua que sería causada por la Covid-19

Pero ahora se ha dado a conocer una nueva secuela que provoca afectaciones graves en la lengua y podría ser causada por la Covid-19. Se trata de macroglosia y todo parte de un caso registrado en Florida. En un hospital local se atendió a un paciente varón de 46 años que dio positivo a esta enfermedad.

Al desarrollar un cuadro severo fue necesario intubarlo y así permaneció durante tres semanas. A lo largo de ese tiempo estuvo boca abajo durante 12 horas cada día para que sus pulmones pudieran recuperarse. Aunque al final logró recuperarse, un inconveniente es que su lengua registró un agrandamiento que provocó que se extendiera más allá de sus labios y barbilla.

Las cosas se complicaron todavía más porque aunque el hombre fue dado de alta el órgano nunca regreso a su tamaño original. Eso le provocó severas complicaciones para hablar y comer. Así permaneció durante tres meses hasta que los médicos encargados de su recuperación tomaron la decisión de mutilar parte de su lengua.

Por lo pronto, lo que no queda claro es si la macroglosia es una secuela de la infección o si se generó por la atención ofrecida al paciente. Existe la hipótesis de que la posición boca abajo en que se le colocó durante tanto tiempo pudo influir para que la lengua creciera hasta provocar severas incomidades.