Aunque ha transcurrido poco más de un año desde la aparición de los primeros casos de Covid-19, todavía existen muchos aspectos por descubrir. Hace unos días un equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) llegó a Wuhan, China, para identificar cómo fue que se produjeron los contagios que detonaron en la actual pandemia. Además también se desconoce la manera en que esta nueva enfermedad llegó al humano. Ambos aspectos son muy importantes porque ayudarían a prevenir futuras emergencias sanitarias.

La cepa de coronavirus más peligrosa del mundo

Ahora bien, otro aspecto a considerar es que el SARS-CoV-2, al igual que otros virus, tiende a mutar. Como consecuencia, se han identificado distintas cepas desde el comienzo de este problema. Tal vez la más conocida es la B117 que surgió a finales del año pasado en el Reino Unido. A partir de los análisis realizados se comprobó que es hasta 70 por ciento más infecciosa que las demás. Por lo mismo ha sido catalogada como la más peligrosa del mundo.

A partir de lo anterior se ha responsabilizado a esta nueva cepa de la grave crisis por la que atraviesa el Reino Unido. Durante los últimos meses ha existido un aumento exponencial en el número de nuevos casos. Los hospitales ya se encuentran a su máxima capacidad y cada vez es más probable que se produzca un colapso del sistema sanitario.

Por su parte, esta nueva cepa ya ha provocado contagios en otras naciones como España, Francia, Estados Unidos, Italia y Dinamarca. De hecho, el pasado 10 de enero se alertó del primer caso en nuestro país. El anuncio lo hizo la Secretaría de Salud de Tamaulipas y el afectado fue un viajero internacional que llegó a la entidad procedente de Europa. Aunque se le brindaron todos los cuidados necesarios falleció un par de días después.

Un síntoma único de esta nueva cepa

Pero ahora se ha dado a conocer que la cepa inglesa no sólo es más contagiosa sino que provoca un nuevo síntoma que no está presente en las demás. Con base en el Huffington Post, cada vez son más recurrentes los pacientes infectados que tienen úlceras en la lengua en el Reino Unido.

Este nuevo fenómeno ya ha sido bautizado como Lengua Covid e inclusive el profesor de Epidemiología Genética en el King’s College de Londres, Tim Spector, señala que hay más rasgos distintivos. Asegura que una de cada cinco personas con esta nueva cepa manifiesta síntomas menos comunes que no aparecen en la lista oficial del Sistema del Salud Público británico.

Inclusive estos nuevos hallazgos han provocado un cambio en la atención de los nuevos pacientes. Hasta hace unas semanas se pensaba que este tipo de úlceras eran producto de una candidiasis oral y se recetaban tratamientos pero ninguno tenía efecto en el paciente. En cambio, ahora se sabe que es un síntoma de la Covid-19 y las personas afectadas deben recibir atención inmediata porque están infectadas.

De esta forma, ahora ya se cuenta con más elementos para identificar con mayor precisión a esta nueva cepa de coronavirus. Mientras que además de una nueva seña, los estudios realizados han confirmado que su mortalidad no es mayor a otras sino sólo su nivel de contagio.