Niños y adolescentes: el nuevo blanco de la COVID-19

La tasa casos en niños y jóvenes está aumentando a medida que el coronavirus SARS-CoV-2 continúa propagándose por el país.

Según los últimos reportes, las salas de coronavirus en los hospitales del país están cada vez más pobladas por adultos jóvenes, niños y adolescentes. Los cuales, no han sido vacunados y han bajado la guardia.

¿Cuál es el rango de edad ?

“Lo que estamos viendo son pacientes de entre 20, 30 y 40 años”. Dijo recientemente Marna Borgstrom, directora ejecutiva de Yale New Haven Health, a NBC News en Connecticut.

Por otro lado, en Chicago, la comisionada de salud pública de la ciudad. La Dra. Allison Arwady, advirtió que los adultos más jóvenes y los niños están impulsando las métricas mundiales de COVID-19 a un nivel no visto desde octubre del año pasado.

Las infecciones por coronavirus que requieren hospitalización no solo son posibles en adultos más jóvenes. Sino que la tasa de estos casos está aumentando a medida que el coronavirus SARS-CoV-2 continúa propagándose.

¿Qué tipo de peligro corren los jóvenes contagiados?

Aunque es menos probable que sean hospitalizados debido al COVID-19 o que mueran a causa de él. Las personas de 20, 30 y 40 años. Así como los niños, pueden contraer el virus, y algunos desarrollan síntomas graves y duraderos.

Especialmente si viven con obesidad, diabetes o presión arterial alta (hipertensión).

Los datos de un estudio muestran que más de 3,000 adultos de 18 a 34 años contrajeron COVID-19 y se enfermaron lo suficiente como para requerir atención hospitalaria. El 21% terminó en cuidados intensivos, el 10% fue colocado en un respirador y el 2,7% murió.

¿Por qué ahora son los jóvenes el nuevo blanco de la COVID-19 ?

Los trabajos son una de las razones por las que los adultos jóvenes son vulnerables a la infección por coronavirus. Muchas personas de entre 20 y 30 años trabajan en la atención médica, la alimentación y servicios esenciales como el transporte público. Los jóvenes a menudo trabajan en áreas de alto riesgo de exposición al coronavirus, como bares y restaurantes, escuelas, guarderías y tiendas minoristas.

Por lo tanto, dado que los jóvenes tienen menos probabilidades de tener casos graves de COVID-19. Pueden tener una falsa sensación de confianza con respecto a su seguridad. Pueden sentir que mezclarse con otros en grupos grandes, asistir a fiestas, no usar máscaras e ignorar las pautas comunitarias para una pandemia no los pondrá en grave peligro.

En México, los jóvenes “sanos” mueren de COVID-19

Casi la mitad de los pacientes de 35 a 55 años que se confirmó que murieron de Covid-19 en la Ciudad de México (1171 de 2450) NO ESTÁN en la lista de pacientes con asma, diabetes u obesidad. Entre estos pacientes relativamente sanos que no tienen diabetes, obesidad o asma, destaca una característica: tres cuartas partes de ellos murieron antes de ser conectados a un ventilador.

Los jóvenes de 35 a 55 años que mueren de COVID-19 en la Ciudad de México se concentran en barrios populares como Iztapalapa, Gustavo A. Madero y Álvaro Obregón. Muchos de los pacientes fallecidos en este grupo de edad trabajaban como conductores (158 o el 6,4% del total), como tenderos en los mercados públicos (294 o el 12% del total) o como jornaleros (495 o el 20,2% del total).

Notas relacionadas:

¿Ellos también? Gatos pueden contraer COVID-19 por dormir en la cama de su dueño

¡Sin camas! Salas de COVID están saturadas en el Hospital General de Mazatlán

¿Me puedo poner la vacuna contra la COVID-19 si salí positivo en la prueba?

Gatell: Las conferencias vespertinas sobre COVID-19 ahora serán semanales