¿Por qué los médicos no prescriben ejercicio a sus pacientes?

Se identificaron dos barreras clave para prescribir ejercicio. Uno es la falta de formación a nivel de pregrado, y otro, el nivel de actividad física de los propios médicos.

196

Para reducir la pandemia de enfermedades crónicas, la Organización Mundial de la Salud ruega a los médicos que se centren en la inactividad física y a la recomendación del ejercicio como factor de riesgo clave. Sin embargo, la mayoría de los profesionales no prescriben ejercicio a sus pacientes.

Los beneficios del ejercicio físico

Se ha estimado que las personas que realizan 150 minutos de actividad moderada a vigorosa por semana reducen el riesgo de padecer enfermedades crónicas graves entre un 25% y un 50%.

De hecho, para la prevención de la diabetes, el tratamiento de la insuficiencia cardíaca. Así como la prevención secundaria de la enfermedad coronaria y la rehabilitación del accidente cerebrovascular se ha demostrado que el ejercicio es tan eficaz como las terapias farmacológicas convencionales para mantener a los pacientes vivos y sanos.

¿Entonces por qué los médicos no prescriben ejercicio con más frecuencia?

Según un nuevo estudio, los expertos identifican dos barreras clave para prescribir ejercicio. Uno es la falta de formación a nivel de pregrado, y el otro, quizás sorprendentemente, es el nivel de actividad física de los propios médicos.

“Sabemos que muchos estudiantes de medicina y médicos no cumplen con las pautas de actividad física mínima. Y también sabemos que los mejores defensores del ejercicio son las personas que creen que es importante en sus propias vidas”. Explica la autora principal, la Dra. Anita Green, en un podcast exclusivo para MJA InSight.

Los hábitos de los médicos y el conocimiento podrían ser factores claves

“Se ha demostrado constantemente que cuanto más activo es un médico, es más probable que piense en el ejercicio. Que lo mencione al paciente y lo ayude a ser más activo”.

La Dra. Tammy Hoffmann, profesora de la Universidad de Bond y autora principal de una guía práctica para prescribir ejercicio para afecciones crónicas de salud. Está de acuerdo en que la capacitación es un tema clave.

“Hay una falta de conocimiento de la evidencia de los beneficios del ejercicio. No es algo que las escuelas de medicina enseñen habitualmente. Y luego está el problema de saber qué prescribe realmente. Al igual que no escribiría una receta para un medicamento sin decir cuál, no puede simplemente escribir una receta para hacer ejercicio. Tienes que adaptarlo a una condición. Tiene que ser el tipo de ejercicio adecuado durante el tiempo adecuado”.

Un problema adicional, dice, es que no es fácil capturar datos sobre la medida en que los médicos prescriben ejercicio.

¿Es necesario prescribirlo en el entorno mexicano?

¡SÍ! El INEGI informó que la mayoría de los mexicanos no hacen ejercicio ni práctica algún deporte. De acuerdo con los datos del Módulo de Práctica Deportiva y Ejercicio Físico (MOPRADEF 2020), en nuestro país solamente el 38.9% de la población de 18 años declaró ser activa físicamente.

Según el instituto se trata de la cifra más baja que se haya observado desde 2013, cuando inició el levantamiento del Módulo. Aunque esto no resulta estadísticamente significativo respecto de los últimos años y la medición pudo verse afectada por las medidas de confinamiento por la pandemia:

“Es preciso señalar que la situación de emergencia sanitaria por el COVID 19 que se ha vivido en el país desde los primeros meses del año pasado, ha promovido que la población se mantenga en aislamiento respetando las medidas de distanciamiento social sumado a las restricciones de ingreso a parques con espacios deportivos y centros deportivos públicos y privados”.

Sin embargo, en cuanto a las razones para no hacer ejercicio o abandonarlo, la principal fue la falta de tiempo (44.4%). En segundo lugar, los problemas de salud (19%) y en tercer lugar estuvo el cansancio por el trabajo (15.4%).

Notas relacionadas:

¿Una sola dosis de azitromicina podría tratar pacientes con COVID-19?

Conoce las vacunas en las que será necesaria una tercera dosis contra la COVID-19

Síntomas COVID frente a efectos secundarios de las vacunas: ¿cómo diferenciar?