Psicología, pilar esencial para el tratamiento contra la obesidad

Un tratamiento contra la obesidad debe ser integral e incluir áreas como la psicología para conseguir el objetivo central de bajar de peso.

  • La mitad de los pacientes con sobrepeso que acuden a una cita de nutrición no regresan a un segundo encuentro.
  • Los tratamientos integrales con psicología en pacientes con trastornos alimenticios como obesidad logran avances positivos en el 90% de los casos.
  • Los pensamientos crean hábitos, por ello un plan de dieta es sólo el inicio de un proyecto para dar seguimiento y modificar los trastornos alimenticios.

En ocasiones se tiene el pensamiento de que la psicología no tiene relación con la salud física pero no es así porque es un aspecto de gran relevancia para problemas como la obesidad. Para que un tratamiento ofrezca los mejores resultados posibles a los pacientes debe ser integral.

De acuerdo con Imagine, clínica integral dedicada a optimizar el estado de salud físico, psicológico y emocional de personas con complicaciones asociadas a la nutrición, el 90% de los pacientes que acompañan el tratamiento nutricional con terapia psicológica logran resultados positivos.

“El objetivo de las consultas nutricionales es ayudar al paciente a mejorar su estilo de vida en pro de su salud. Esto requiere un cambio de mentalidad porque se trata de generar hábitos saludables. Para ello es indispensable integrar una terapia psicológica dentro del tratamiento, sobre todo en aquellos casos donde la vida del paciente está en riesgo”, asegura Jimena González, nutrióloga especializada en metabolismo clínico y dieta de aporte proteico.

Y es que de acuerdo con los especialistas, sin una terapia psicológica de acompañamiento, el 50% de los pacientes no regresará a su segunda cita. Mientras que solo cerca del 25% lograran resultados sostenidos, debido a que el sobrepeso y la obesidad, en la mayoría de los casos, se relacionan con conductas compulsivas ligadas a experiencias de vida.

“Este tipo de conductas compulsivas son recursos que las personas utilizan para hacer frente a un malestar o experiencia traumática. Dicha experiencia puede suscitarse en cualquier momento. Desde temas en la niñez hasta un cambio radical de rutina en la etapa adulta. Es importante entender, que a veces las personas carecen de habilidades para afrontar ciertas situaciones y buscan otros recursos por lo cual no se les debe juzgar o culpar, la empatía del terapeuta es fundamental”.

Las emociones son una parte importante en la dinámica del control del peso. Hay algunos padecimientos y hábitos que conjugados pueden llegar a generar trastornos alimenticios.

Por ello, hay que entender que todos los trastornos mentales relacionados con el peso son fenómenos psicosociales en los que tanto la salud física, emocional y la interacción del individuo con el entorno pueden afectar su condición. Así, podemos encontrar casos en los que la familia tiene buenos hábitos alimenticios, pero el paciente tiene obesidad, lo que implica que hay un problema orgánico o una experiencia que propicia el desarrollo de este problema.

La solución será aplicar un sistema integral que no sólo aporte una herramienta nutricional sino también apoyo psicológico para desarrollar nuevos hábitos alimenticios. Los especialistas de Clínica Imagine recomiendan acudir con un especialista para atender problemas alimenticios si se ven siguientes como:

1. Malestar psicológico: Si bien, se puede tener una buena salud física, es posible que una persona con sobrepeso u obesidad tenga afectaciones en sus conductas. Las personas pueden llegar a sentirse decaídas cuando la ropa ya no les queda, cuando se tiene una relación caótica con su talla y peso, cuando se notan ciertos cambios en la percepción de sí mismas, etc.

2. Consecuencias físicas: Puede ocurrir que una persona con sobrepeso u obesidad corra el riesgo de desarrollar enfermedades altamente relacionadas con estos problemas nutricionales. Si bien lo ideal es ir con un especialista para prevenir estas enfermedades, es común observar que los pacientes recurren a estos en situaciones en las que ya se cuenta con una afectación física (colesterol alto, la falta de nutrientes, exceso de grasa, entre otros).

3. Negación de malestar: En ocasiones los pacientes pueden sentirse completamente bien tanto física como psicológicamente. En estos casos, son los familiares y personas cercanas al paciente los que detectan que hay un problema alimenticio. Cuando esto sucede, son estos los que convencen al paciente de tomar tratamiento y terapia.

Bajar de peso no es una cuestión inmediata

Distintos artículos señalan la relación entre la imagen y el peso. Al realizarse un método de pérdida de peso inmediato como las cirugías, no se cambia realmente la percepción personal que se tenía antes del proceso quirúrgico.

Por ello, es importante que, de optar por un procedimiento de esta naturaleza, no sólo se realice un acompañamiento nutricional eficiente, sino también recurrir a terapia psicológica para no sólo combatir el sobrepeso desde lo inmediato, sino también desde los hábitos.