Fue alrededor de hace dos décadas cuando se popularizaron los consultorios anexos a farmacias en nuestro país. Aunque ya existían algunos lugares de atención de este tipo, fue a partir de la llegada de los medicamentos genéricos que hubo una explosión inusitada. Eso derivó en un aumento exponencial que se mantiene hasta nuestros días. A la fecha es bastante común encontrar un espacio de atención de este modelo en cada colonia. Inclusive ahora hasta dentro de los centros comerciales y tiendas de autoservicio hay médicos que atienden a los pacientes.

Motivos del éxito de este modelo

El éxito de este modelo de atención médica se basa en dos factores principales. El primero y más evidente es el precio de los servicios porque están dirigidos a las personas de bajos recursos. Ahora existen consultas desde 30 pesos y eso resulta atractivo a la mayoría de la población. Mientras que el segundo es el servicio prácticamente inmediato. No es necesario hacer largas filas ni sacar una ficha como ocurre en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Como resultado de lo anterior, en 2019 la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) afirmó que los consultorios anexos a farmacias ya eran el primer lugar espacio de atención médica en el país. En un día ofrecían más atenciones que en otros sistemas públicos y privados.

Pero mientras para los pacientes puede ser algo benéfico que existan este tipo de lugares por su cercanía y precio, para los médicos no necesariamente es así. Existen diversas adversidades pero una que desde un inicio ha causado molestia es la relacionada con el salario.

Salarios insuficientes

De manera general la paga para los médicos en México es baja. A la fecha se estima que un doctor en nuestro país gana hasta tres veces menos uno de sus colegas en Brasil, aunque el trabajo sea el mismo. Y si se hace la comparación con países europeos la diferencia es todavía mayor.

Aunque cuando se habla de médicos de farmacias es todavía peor. En un análisis previo identificamos que en algunas cadenas ofrecen pagos de hasta siete mil pesos al mes. Además no siempre se ofrecen beneficios como antigüedad, seguridad social y aguinaldo.

Sin fecha para recibir la primera dosis de la vacuna

Mientras que ahora se vive una condición todavía más denigrante y es el trato que han recibido los médicos de farmacias con respecto a la prioridad para recibir la vacuna contra la Covid-19. Simplemente ninguno de este gremio ha obtenido este beneficio que hasta ahora es exclusivo de quienes laboran en el sector público.

De hecho, de acuerdo con la Asociación Nacional de Farmacias de México (Anafarmex) el 30 por ciento de los médicos que representa se han contagiado de Covid-19. En la mayoría de los casos las infecciones se han dado dentro de sus áreas de trabajo al atender a los pacientes. Pero eso no es todo porque se estima que al menos el cinco por ciento ha fallecido o está en una situación crítica de salud por esta enfermedad.

Mientras que a la fecha la Secretaría de salud (SSa) se ha negado a brindar una fecha estimada de cuando comenzará la aplicación de la vacuna en este gremio. Eso deja a todos los integrantes en plena desventaja porque deben continuar con sus labores de manera cotidiana y sin protección.