Estamos a escasos días de la aplicación del Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM) 2021. En ocasiones anteriores ya te hemos comentado todo lo que debes conocer sobre esta edición y la información la puedes revisar aquí. Pero ahora nos vamos a enfocar en las ediciones pasadas de esta prueba. Y en especial en las veces que se han presentado fallas e irregularidades que han puesto en duda su credibilidad.

Para empezar se debe mencionar que es el examen más complejo al que se puede enfrentar cualquier médico general. Además representa el principal requisito para poder cursar una especialidad. Por lo tanto, cualquiera podría pensar que está blindado y a prueba de errores… aunque en realidad no es así.

El ENARM se aplicó por primera ocasión en 1977 y desde entonces es un instrumento de medición de conocimientos de medicina general. Mientras que el órgano que lo regula y administra es la Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud (CIFRHS).

Dentro de su historia, el cambio más grande ocurrió en 2008 cuando por primera ocasión se realizó en formato electrónico y así se lleva a cabo desde entonces. Ahora consta de 450 preguntas, de las cuales 400 corresponden a casos clínicos del área médica presentados en español, mientras que las 50 restantes están en inglés.

Primeros indicios de venta del ENARM

En 2006, médicos egresados de escuelas privadas afirmaron que el examen se había filtrado y expusieron que era posible “comprarlo” hasta por 150 mil pesos. Aunque no pasó a mayores, fue apenas el inicio de lo que ocurriría un año después.

El año que el ENARM se pospuso

En 2007 ocurrió un hecho histórico porque por primera ocasión se pospuso el ENARM. Todo surgió a partir de que las Secretarías de Salud (SSa) y de la Función Pública (SFP) identificaron que el examen podía ser comprado por 80 mil pesos. Después de algunas investigaciones, descubrieron la responsabilidad de varios funcionarios de diferentes dependencias.

Acusan a la CIFRHS de actos ilegales

En 2008, el Movimiento Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas hizo un llamado a ejercer una profesión médica “en forma libre”. Dicho movimiento denunció que la Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud (CIFRHS) violaba el mencionado derecho, a su vez que hizo del conocimiento público las irregularidades del examen.

Aprueban el ENARM pero no les dan una plaza

En 2019 se hizo público que al menos 200 médicos originarios de Jalisco, Yucatán, Michoacán, Sinaloa y Chihuahua habían aprobado el examen pero no recibieron una plaza. Ante lo ocurrido, la CIFRHS señaló que se trató de un “error en el sistema”.

Becas “engañosas” para el extranjero

En la edición de 2020 se ofrecieron por primera vez becas para hacer la residencia en el extranjero. Al inicio fue una medida bien recibida pero el problema fue que al final solo estuvieron disponibles para seis especialidades y solo para Cuba. Eso provocó la decepción de los jóvenes y de las mil plazas ofrecidas apenas fueron aprovechadas poco más de 200. Mientras que los demás, aunque aprobaron el examen, perdieron su lugar.

¿Sacrificar la integridad de los aspirantes por puntos extra?

Finalmente, la queja más reciente ocurrió también el año pasado. Por primera ocasión se anunció que se ofrecerían dos puntos extra a los jóvenes que hicieran su servicio social en zonas rurales o hubieran laborado en hospitales Covid-19. Aunque a decir de varios integrantes de la comunidad médica, se juega con las aspiraciones de los jóvenes al exponerlos de esa manera.

Por lo pronto, ¿tú qué opinión tienes sobre el ENARM?