Un severo problema que ha estado presente desde hace décadas es la falsificación de medicamentos. Al respecto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que uno de cada 10 fármacos que se comercializan en el planeta es ilegal o apócrifo. Eso implica varias afectaciones tanto para el bienestar de las personas como para la economía de las farmacéuticas. Pero ahora lo más lamentable es que este delito ya está presente en nuestro país con las vacunas Sputnik V contra la Covid-19.

Desde hace meses autoridades como la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) han alertado de la presunta oferta de insumos ilegales contra esta nueva enfermedad. Principalmente son ofrecidos a través de medios digitales como redes sociales. Aunque ahora la situación es mucho más grave.

Vacunas falsificadas en México

Todo surge a raíz del decomiso de un lote de cinco mil 775 dosis de la vacuna Sputnik V en el Aeropuerto Internacional de Campeche. Durante una revisión realizada por elementos del Ejército y autoridades aduaneras fueron encontrados los insumos. Estaban escondidos dentro de una aeronave privada que pretendía llegar a Honduras donde era el destino final.

Por su parte, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) detalló que las inmunizaciones se encontraban en hieleras en condiciones no óptimas. Mientras que al hacer el decomiso fueron trasladadas ante las autoridades estatales. Como parte de la revisión se identificó que no eran verídicas sino falsificadas, lo que representa otro delito.

¿Está en riesgo la población?

Ahora bien, uno de los aspectos que más causa preocupación es que la vacuna Sputnik V es una de las cinco que cuentan con la autorización de la Cofepris para su uso en México. Desde febrero se aplica en las alcaldías Tláhuac, Xochimilco e Iztacalco de la Ciudad de México. Inclusive a partir de esta semana ya fueron suministradas las segundas dosis en algunos adultos mayores. Por lo tanto existe un alto riesgo al que se expone a la población.

En ese sentido, recibir un biológico apócrifo de este tipo puede generar múltiples afectaciones. La natural es generar una falsa sensación de seguridad al pensar que ya se está protegido contra cuadros severos de la enfermedad. Mientras que a partir de su contenido puede causar daños y afectaciones que ponen en peligro a las personas.

En tanto que de acuerdo con la OMS, los medicamentos falsificados provocan hasta un millón de muertes cada año. Con respecto a México inclusive se tienen detectados los tianguis en donde se comercializan más fármacos de manera ilegal. Aunque a pesar de la lucha constante que se realiza y las penalizaciones existentes es un delito que no se ha podido erradicar.