El trabajo diario que realizan los médicos como tú es bastante complejo y por lo mismo requiere tantos años de preparación. Aunque el conocimiento sobre enfermedades y la atención a los pacientes apenas representa una parte de todas las labores que se deben desempeñar. Hay más aspectos que se deben cumplir y ante los cuales debes estar preparado.

En ese sentido, al igual que ocurre con los trabajadores de cualquier otro sector, hay obligaciones fiscales que no se pueden evadir. El pago de impuestos es la más importante y si no la acatas o existen inconsistencias puedes sufrir severas consecuencias.

La responsabilidad de todos los médicos independientes

Ahora bien, uno de los aspectos más complicados es abrir un consultorio médico propio. Más allá de la inversión económica y todos los gastos que implica también hay otras obligaciones que adquieres al ser un profesional de la salud emprendedor. Si tú eres así entonces debes asegurarte de cumplir con las siguientes obligaciones legales.

  1. Lo primero y más importante es que debes darte de alta ante el Registro Federal de Contribuyentes (RFC). Si todavía no lo haces aquí puedes revisar todos los pasos que debes seguir para conseguirlo.
  2. En fechas recientes fue aprobada una ley para eliminar el outsourcing así que debes cumplir con las cuotas obrero-patronal ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de todos los trabajadores a tu cargo.
  3. A cada uno de los empleados del consultorio les debes de entregar sus recibos de nómina en los que se indique con claridad el total de sus percepciones y retenciones. Ahora ya no es necesario que sea impreso porque puedes optar por la modalidad digital.
  4. Otra obligación muy importante que debes cumplir es el pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR), así como por la prestación de un servicio profesional subordinado. En el Artículo 110 de la ley del ISR se describe como el ingreso por la prestación de un servicio subordinado los salarios y demás prestaciones que deriven de una relación laboral. Este aspecto incluye la participación de los trabajadores en las utilidades de la empresa.
  5. Estas disposiciones también te obligan a dar una aportación al Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (INFONAVIT). Esta aportación se incorpora al SAR la cual se divide en dos subcuentas: la del Seguro de Retiro y la de Vivienda.
  6. No debes olvidar realizar tus aportaciones al Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR).
  7. Debes mantener un registro de la contabilidad de los ingresos, gastos e inversiones relacionados con tus servicios y el giro de tu empresa de salud.
  8. No olvides que estás obligado a presentar declaraciones fiscales mensuales y anuales.
  9. Siempre debes tener actualizados tus datos del RFC. Si estás por hacer un cambio de domicilio o de cualquier obligación fiscal o una suspensión de actividades, debes notificarlo de inmediato ante el fisco.
  10. Finalmente, aunque no es exclusivo de los médicos, debes tener actualizados todos los datos con respecto al manejo de efectivo de tu consultorio. En cualquier momento puedes recibir una visita de un representante del SAT y es lo primero que te solicitará.