La mayor preocupación en el campo de la salud continúa siendo la pandemia por Covid-19. A más de medio año de los primeros casos detectados la tendencia se mantiene a la alza, en especial en América que hoy es el epicentro del problema. Aunque una posible solución cada vez luce más cercana gracias a los proyectos de vacunas que están en desarrollo. En especial los encabezados por las farmacéuticas AstraZeneca y Moderna son los que han mostrado mejores resultados preliminares.

De esta forma y pese a los pronósticos, parece que antes de que concluya este 2020 se contará con al menos una inmunización terminada y lista para comercializarse. Pero ahora existe otra problemática que afecta a la mayoría de las naciones.

Aunque se consiga una vacuna contra la Covid-19, no existe un laboratorio farmacéutico en el mundo capaz de diseñar ocho mil millones de dosis a corto plazo para ser aplicadas a todos los habitantes del planeta.

Distribución justa de vacunas

Por lo anterior, un total de 165 países se han unido a la iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OM) y la Alianza para las Vacunas (GAVI). El objetivo es garantizar que la vacuna contra la Covid-19, una vez que esté disponible, se distribuya de forma rápida, justa y equitativa.

En este caso, este grupo de 165 naciones representa más del 60 por ciento de la población mundial y más de la mitad de las economías del G20. A pesar de ser mayoría en habitantes, también son los países con menos recursos financieros y avances tecnológicos.

La iniciativa, conocida como COVAX, tiene como objetivo poder vacunar al 20 por ciento más vulnerable de la población de cada país que participa, independientemente del nivel de ingresos, para finales de 2021.

Vacunación disminuye a niveles históricos

Además es muy importante mencionar que recién la OMS dio a conocer que durante los últimos meses ha existido una disminución en los niveles de vacunación a nivel mundial. Por lo mismo, esta cepa de coronavirus supone una amenaza más a la cobertura de inmunización que ya llevaba años estancada.

Los datos preliminares apuntan a que en 2020 se producirá la primera bajada en 28 años en la vacunación contra difteria, tétano y tos ferina, que se considera el estándar internacional para medir las tasas de inmunización y que antes de la pandemia estaba en un 85 por ciento.

Además, durante la pandemia, se han cancelado o están en peligro 30 campañas contra el sarampión, lo que podría provocar nuevos brotes en distintas parte del mundo, en especial en Latinoamérica y África.