4 consejos para hablar de nutrición con tus pacientes pediátricos

En la actualidad la Unicef cataloga a México como el primer lugar en obesidad infantil de todo el mundo.

142

Como lo sabes, la alimentación es uno de los mayores problemas actuales en México. Aunque afecta a todo el país, en especial dentro de la población infantil es donde se aprecian más daños. Es por eso que el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) cataloga a nuestro país como el primer lugar en obesidad infantil del mundo.

Ante los hechos, tu papel como profesional de la salud es muy importante para crear conciencia entre tus pacientes. La forma más sencilla de hacerlo es mediante pláticas en la que puedes hablar directamente con los infantes o con sus padres de familia. Antes de hacerlo puedes tomar en cuenta los siguientes consejos planteados por la nutrióloga Elisa Gómez Reyes, gerente médico del negocio de nutrición de Abbott.

Considera la edad del paciente
Para que los niños tengan el mejor crecimiento se requiere una dieta saludable que incluya suficientes proteínas 1, carbohidratos, grasas saludables, vitaminas y minerales. Los más pequeños tienden a entender mejor con explicaciones sencillas que son fáciles de recordar. A su vez, los niños mayores pueden comprender información más detallada, y para mantenerlos interesados puedes brindarles ejemplos que son cotidianos y cercanos para ellos.

Refrigerios inteligentes
Cuando intentas guiar a los pequeños hacia mejores elecciones de comida puede ser tentador que únicamente te enfoques en el desayuno o la comida. Pero la realidad es que los refrigerios también tienen un gran impacto. Los alimentos que los niños ingieren en las colaciones pueden representar hasta el 30 por ciento de las calorías diarias que necesitan, además muchos de estos refrigerios son golosinas o frituras de alta densidad calórica pero con bajo contenido de nutrientes como vitaminas y minerales.

Recomienda que los niños cocinen con sus padres
Los niños estarán más interesados en la comida saludable si aprecian que la nutrición es divertida. Muchos chicos disfrutan acompañar a sus padres a hacer el súper, por lo que se puede aprovechar para enseñarles a cómo escoger diferentes tipos de comida. Cocinar también es una forma sencilla de que se involucren en la nutrición.

Enseña hábitos saludables
Una buena nutrición significa obtener todas las vitaminas y minerales que necesitamos, pero también es disfrutar diferentes alimentos. Por lo anterior, recomienda las comidas familiares relajadas en donde los niños puedan apreciar la comida que prepararan junto a sus padres. No sólo estrecharán lazos, sino que una comida en familia ayudará a establecer un programa de alimentación saludable con algunos refrigerios entre comidas, en lugar de estar comiendo pequeñas cantidades de comida a lo largo del día.